Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Junta y Proyecto Hombre prevendrán la violencia de género entre mujeres y varones que padecen drogadicción

Milagros Marcos visita las instalaciones de Fundación Aldaba-Proyecto Hombre

La Consejería de Familia y la Fundación Aldaba-Proyecto Hombre colaborarán en la prevención de la violencia de género entre mujeres y hombres que padecen drogadicción en el marco del 'Objetivo Violencia 0'.

Así lo ha puesto de manifiesto la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, durante una visita a la sede de esta entidad en Valladolid, donde ha mantenido una reunión de trabajo con sus responsables y personas atendidas.

En concreto, Marcos ha señalado que, por un lado, se atenderá a mujeres que puedan ser víctimas de este tipo de violencia y además presentan algún tipo de adicción.

Por otro lado, se ha puesto en marcha un programa dirigido a hombres maltratadores que están en prisión y que padecen alguna drogadicción con el fin de "avanzar en la igualdad y la no violencia desde el punto de vista también del maltratador".

La consejera ha incidido en que estos suelen ser casos "complicados" debido a que estas personas se encuentran en prisión pero además padecen una drogadicción, por lo que se trata de "avanzar" en el futuro en esta nueva junto a la Fundación.

Ya en los centros penitenciarios de de Valladolid y Palencia la entidad desarrolla un servicio específico de atención a reclusos drogodependientes.

Milagros Marcos se ha expresado así en una jornada de trabajo en la que se ha desplazado hasta la sede de la Fundación para ver lo que se hace, analizar la situación, plantear retos de futuro y la mejora de la atención a las personas que lo puedan necesitar, algo que hará con diversas asociaciones con las que se trabaja.

La consejera ha puesto en valor el trabajo y el esfuerzo de Fundación Aldaba-Proyecto Hombre, que ha asegurado que presta todos los servicios de atención a las personas con drogadicción, desde la prevención, una de las grandes líneas en las que trabaja la Comunidad, en la que la entidad atendió a más de 70 personas a lo largo del pasado año.

Además, la Fundación también cuenta con una comunidad terapéutica tanto ambulatoria como residencial a través de la cual 140 personas recibieron servicios y atenciones directas.