Junta y Fundación Intras desarrollan talleres para fomentar la integración de personas discapacitadas

La primera experiencia con este tipo de usuarios se realizó en el verano de 2012 con usuarios del Centro de Rehabilitación Psicosocial.

La Consejería de Cultura y Turismo, en el marco del programa NueB y dentro de la programación del segundo semestre del grupo de actividades para colectivos especiales, ha desarrollado durante el verano en la Biblioteca de Castilla y León, en colaboración con la Fundación Intras, talleres dirigidos a personas con discapacidad mental.

  

El director de Políticas Culturales, José Ramón Alonso, precisamente durante la clausura del último de estos talleres, ha resaltado la importancia de los mismos para la integración de estos colectivos en los servicios culturales de la Comunidad, en el uso de las redes sociales, con el fin de evitar la denominada 'brecha digital' y permitir desde el ámbito de las bibliotecas un uso inteligente y adecuado de las herramientas digitales.

  

La primera experiencia con este tipo de usuarios se realizó en el verano de 2012 con usuarios del Centro de Rehabilitación Psicosocial, algunos de cuyos pacientes están hoy integrados en Intras. Entonces se impartieron seis talleres con un programa con objetivos similares al actual.

  

Durante este verano, se están desarrollando con Intras otras actividades denominadas 'SOStic'. Así, durante el mes de julio se realizaron cinco talleres de una hora de duración cada uno, donde se impartieron sesiones de informática básica, de manejo del ratón y el teclado, y de uso del escritorio, los iconos y ventanas de Windows, además de una breve introducción a Internet, navegadores y buscadores. A este taller asistieron 12 personas y al finalizar se les entregó un diploma.

 

BIBLIOTECAS, LUGAR DE ENCUENTRO

  

El taller que hoy se ha clausurado ha abordado el acceso a las redes sociales, lugar virtual de encuentro y de intercambio de información ciudadana y se ha realizado desde la biblioteca pública que es un lugar de encuentro real para los ciudadanos. Se ha mostrado a los alumnos la forma de crear cuentas y el uso inteligente y seguro de la información, de tal forma que mejore su nivel de autonomía en este campo.

  

Una vez formados, la biblioteca será un lugar de información y asesoramiento permanente sobre cómo acceder y utilizar adecuadamente las redes sociales. La propia biblioteca diseña y planifica su participación en las redes sociales para interactuar con sus usuarios, informar de actividades y conocer su funcionamiento y así poder formar e informar mejor a los ciudadanos.

  

Las Directrices IFLA/Unesco para el desarrollo del servicio de bibliotecas reflejan que la biblioteca debe prestar sus servicios de forma genérica, sin discriminación y en igualdad de condiciones, pero esto no es contradictorio con la atención personalizada adaptada a todo tipo de colectivos que evite su alejamiento y facilite su integración que realiza la Junta de Castilla y León.

  

La biblioteca pública, lugar de interacción ciudadana real, facilita de esta manera el uso de las redes sociales, como punto de encuentro e información virtual.

  

El sentido de la biblioteca es prestar siempre un servicio en condiciones de igualdad a todos los ciudadanos, pero en este caso refuerza la personalización requerida por los colectivos especiales que evita su alejamiento de estos recursos y que intenta mejorar su nivel de autonomía y facilitar su integración social.