Junta y Cruz Roja apelan a la solidaridad de las familias para acoger a 79 menores

Presentación de la campaña para captar familias de acogida

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, y el presidente del Comité Autonómico de Cruz Roja, José Varela, han apelado  a la solidaridad de las familias de Castilla y León para acoger a un total de 79 niños, el 70 por ciento de más de 7 años.

"Queremos contar con más familias dispuestas a acoger a menores de edad", ha insistido la consejera, en un mensaje de sensibilización a los castellanoleoneses ante la conveniencia de encontrar un hogar para esos 79 menores y ofrecer a estos niños un entorno "más natural y más parecido" a una familia normal.

Según sus datos, el número total de acogimientos familiares en Castilla y León a día de hoy es de 656 de los que 354 son de familia extensa y 302 de familia ajena, unas cifras que según ha explicado García se mantienen "bastante estables", si bien ha insistido en la necesidad de captar a más familias para impulsar el acogimiento ante la nueva Ley estatal que obliga a dar esta solución a todos los menores de tres años, para los que el acogimiento residencial sólo se podrá dar en supuestos de imposibilidad acreditada o cuando no convenga al niño.

En este sentido, se ha comprometido a seguir reforzando el apoyo de la Junta para reforzar la cultura del acogimiento con una inversión de 3,9 millones de euros este año, un 15 por ciento más que en 2015, de los que 3,4 millones irán destinados directamente a las familias para compensar los gastos de manutención de los niños en acogida.

Del mismo modo se han pronunciado el presidente del Comité Autonómico de Cruz Roja y la coordinadora, Eva Fernández, quienes han explicado que el programa de acogida está concebido como "un traje a medida" de las necesidades de los niños que se tratan de adaptar a las características de las familias candidatas.

Por su parte, Sara Martín y José Luis García, una familia de acogida que ha dado un hogar en los últimos nueve años a seis menores, han animado a otras familias a seguir su ejemplo convencidos de la necesidad de poder dar una oportunidad de desarrollo a unos niños que no merecen la situación que viven.

"Hay que ayudarles", han reivindicado estos dos progenitores, quienes han reconocido las carencias afectivas que tienen la mayor parte de los niños que necesitan un hogar y la "estupenda oportunidad" que supone esta decisión tanto para los menores acogidos como para su nueva familia temporal que aprende valores como el altruismo o la concienciación social.

"Te hace crecer como familia", han asegurado si bien han advertido de que para emprender esta aventura antes hay que ser familia.

MEDIDAS PARA FAVORECER EL ACOGIMIENTO

Alicia García ha recordado que Castilla y León cuenta con un "amplio catálogo de apoyos" para lograr impulsar el acogimiento familiar con la novedad en el modelo de protección y atención a la Infancia de actuaciones de apoyo tanto a la familia biológica para tratar de reconducir la situación que llevó a no poder atender a sus hijos como a la familia acogedora y al propio menor acogido.

Según ha explicado, con la familia biológica se llevan a cabo programas de intervención familiar para la superación de las dificultades en la atención a sus hijos y cuenta con los puntos de encuentro familiar para aquellas situaciones en las que sean posibles las visitas con sus hijos.

Por su parte, a la familia acogedora se le presta una formación inicial y a lo largo de todo el proceso de acogimiento reciben apoyo, asesoramiento y orientación. Junto a esto, cuentan con grupos de apoyo y autoayuda y con un servicio telefónico de emergencia las 24 horas. También reciben estas familias acogedoras apoyos económicos, exentos en el IRPF, apoyos que se prolongan tras la mayoría de edad si el menor y la familia desean permanecer juntos.

Por su parte, en el ámbito laboral se reconocen bajas por maternidad para los acogimientos superiores a 12 meses, se reconocen permisos para la asistencia a las sesiones informativas y formativas mientras que en el ámbito educativo cuentan con una serie de beneficios, como la prioridad en la escolarización de los menores y becas para la adquisición de libros de texto.

Entre los apoyos para el menor acogido se encuentra la elaboración de su libro de vida que recoge las circunstancias del menor y que se entrega a las familias que inician el acogimiento para que ellas registren su historia y evolución, o tratamientos psicológicos específicos.

La consejera se ha referido también a que se están impulsando más actuaciones para seguir mejorando este programa, como la ampliación del número de profesionales implicados en el mismo, para lo que se incrementará la subvención que se concede a Cruz Roja o la elaboración del procedimiento de actuación en materia de acogimientos.

Junto a esto, se está elaborando el 'Estatuto del Acogedor', del que ya existe un primer borrador para comenzar las consultas con las entidades sociales de cara a configurar las medidas de apoyo y orientación a las familias, los protocolos de actuación, los beneficios que tienen las familias o los propios menores.