Jumillano reconoce interés de Bailléres por la plaza de Valladolid pero el acuerdo de alquiler está cerca con Taurodelta

Los empresarios taurinos Alberto Baillères y José Antonio Martínez Uranga

La familia Jumillano asegura que no ha habido ningún contacto con el mexicano y anuncian que en los próximos días se reunirán con José Antonio Martínez Uranga, interesado en arrendar el Coso de Zorrilla.

La familia Jumillano, propietaria del coso de Zorrilla de Valladolid, ha reconocido el interés del empresario mexicano Alberto Baillères por adquirir la plaza de toros vallisoletana, aunque matizan que “por el momento” no ha habido ningún contacto con el empresario azteca.

 

Con quien sí se van a reunir próximamente será con los empresarios taurinos José Antonio Martínez Uranga y su hijo Manuel Martínez Erice (Taurodelta), quien podrían estar muy cerca de llegar a un acuerdo de arrendamiento por el coso de Zorrilla para las próximas temporadas. Estos extremos han sido confirmados por María Ortuño, la hija de Emilio Ortuño Jumillano, propietario del 75 por ciento de la plaza de toros (el otro 25 por ciento pertenece a la familia de su hermana María Victoria Ortuño)

 

El periodista taurino de Tendido Cero, Javier Hurtado, abrió el pasado viernes la caja de los truenos al asegurar en una conferencia en el Club Cocherito de Bilbao que el empresario mexicano podría hacerse con la propiedad de la centenaria plaza de toros vallisoletana. Desde entonces, las reacciones no se han hecho esperar, sobre todo en las Redes Sociales.

 

La hija del que fuera matador de toros Emilio ‘Jumillano’, idolatrado precisamente en México, desmentía que hubiera cualquier tipo de negociación “por el momento” y sí desvelaba que en los próximos días podrían cerrar un acuerdo con José Antonio ‘Choperita’, quien podría acudir a Valladolid con el que ha sido uno de los empresarios en los últimos años, la casa Matilla (hasta entonces Valtauro, con Ángel Gallego). Parece ser que el apretón de manos llegaría si los propietarios del coso rebajan el canon que han mantenido hasta el momento.

 

Sea como fuere, el acuerdo de arrendamiento o la venta no parece que vaya a demorarse demasiado, cuando a la vuelta de la esquina esta la primera de las citas taurinas de la ciudad: la miniferia de San Pedro Regalado.