Julia González se convierte en la primera jefa de Policía de Valladolid de la historia

Sus prioridades tras jurar su cargo en el Ayuntamiento son el apoyo a los jóvenes en materia de drogadición, la violencia de género y el ciberacoso en la red.

Julia González Calleja se ha convertido este martes en la primera mujer en la historia en ocupar la jefatura de la Policía Municipal de Valladolid. Asimismo, la nueva intendente se convierte en la única fémina con este cargo en una capital de provincia en la actualidad. Hoy ha jurado su cargo ante la Constitución española y en presencia del alcalde de la ciudad, Francisco Javier León de la Riva; el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero y el subdelegado del Gobierno, José Antonio Martínez Bermejo.

 

Julia González ha puesto “en valor” su plantilla compuesta por 460 efectivos, del que tan solo el 12 por ciento es femenina. A pesar de ello, la nueva intendente dice que ha evolucionado mucho el papel de la mujer en el Cuerpo en las últimas tres décadas, precisamente el tiempo que lleva Julia González perteneciendo a la Policía Local, siempre en Valladolid.

 

Ha destacado los valores de “sacrificio, profesionalidad y servicio a los ciudadanos” y ha prometido trabajo para “cumplir las expectativas y mejorar el servicio las 24 horas, los 365 días del año”. La nueva jefe de Policía, asimismo, dice que incidirán “en el apoyo a los jóvenes y la prevención de la drogadicción, de la violencia de género y del ciberacoso en la red”.

 

González Calleja también ha adelantado que en el próximo ejercicio se finalizará las obras de la nueva comisaría de Delicias para proceder a su traslado. “Era una necesidad porque era la primera que se creó en barrios y ya se nos quedaba muy pequeña”.  

 

Por su parte, el alcalde Javier León de la Riva ha deseado suerte en esta nueva etapa y ha dicho que la colaboración entre la Policía Local y la Policía Nacional en Valladolid seguirá siendo un ejemplo a imitar por otras ciudades. Por último, el regidor ha asegurado que el nombramiento de González Calleja era una opinión generalizada entre todos sus compañeros.