Juicio el 24 de junio para el jardinero que tráficaba en el Parque de las Norias

La acusación pública tipifica los hechos como un delito de tráfico de drogas de las que causan grave daño a la salud y solicita cuatro años de cárcel para el encausado.

La Audiencia de Valladolid juzgará el próximo 24 de junio a un varón con iniciales D.S.M, jardinero de profesión, que en agosto de 2014 fue detenido por la policía, en el marco de la 'Operación Coracésped', bajo la acusación de dedicarse al tráfico de drogas en el Parque de Las Norias.

  

En su calificación provisional, la acusación pública tipifica los hechos como un delito de tráfico de drogas de las que causan grave daño a la salud y solicita cuatro años de cárcel para el encausado, además del pago de una multa de 250 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

  

El fiscal aplica al presunto traficante la atenuante de drogadicción, al entender acreditado que en aquella época presentaba una adicción intensa y continuada a la heroína que reducía sus capacidades intelectivas y volitivas.

  

Meses antes de su detención, agentes del Grupo de Menudeo en la zona de la Rubia y del Barrio de la Farola fueron testigos de un notable trasiego de toxicómanos que atravesaban el Paseo Zorrilla o la Carretera de la Esperanza hacia la pasarela que cruza al Parque de las Norias.

  

En este lugar estas personas mantenían breves contactos con un operario uniformado de una empresa de mantenimiento, D.S.M, que desarrollaba labores de jardinería y que utilizaba, presuntamente, como escenario de sus transacciones el citado parque por tratarse de su lugar de trabajo.

  

Una vez identificado, se comprobó que está persona utilizaba su coche como medio de transporte para desplazarse junto con otros pequeños traficantes o consumidores, principalmente de heroína, al objeto de adquirir dicha sustancia minimizando los costes de desplazamiento.

  

Estos viajes que realizaba casi a diario, según sostiene la policía, le proporcionaban la sustancia con la que posteriormente elaboraba las papelinas que vendía, aprovechando para ello que en su labor como jardinero -percibía unos ingresos de 1.200 euros mensuales- llevaba coches rotulados, uniforme de la empresa y cortacésped.

  

Así, el 27 de agosto del pasado año, establecido el dispositivo de vigilancia al efecto, se procedió a su detención tras interceptar varias ventas, momento en el que se le ocuparon cinco papelinas que ocultaba en un paquete de caramelos Smint, además del dinero obtenido en las transacciones y tres móviles. Posteriormente, en su vehículo se le intervinieron distintos elementos que utilizaba para la elaboración de las dosis.