'Juego de tronos': siete diferencias de la serie con los libros

Muchos son los fans que, tras ver la adaptación a la pequeña pantalla de Juego de tronos, han echado de menos algunos detalles que si aparecían en los libros en los que se basa la serie. 

A continuación te dejamos con las siete diferencias más destacables de la serie de HBO con los libros escritos por George R.R Martin.

 

TODOS LOS PERSONAJES SON MÁS VIEJOS

 

La versión televisiva de Juego de tronos nos presenta a unos personajes mucho más adultos que la versión escrita por George R.R Martin. Los guionistas decidieron aumentar la edad de algunos personajes con el fin de que la acción fuese más creíble. Daenerys tiene tan solo 13 años cuando se casa con Khal Drogo en libro, mientras que en la ficción que guionizan David Benioff y Dan Weiss la vemos al final de la adolescencia.

 

GRANDES DIFERENCIAS EN LAS MUJERES

 

Los personajes femeninos son completamente diferentes en la obra de Martin, en comparación a la serie de televisión. El ejemplo más claro es Shae, el personaje al que da vida Sibel Kekilli. En los libros, George R.R Martin nos presenta una mujer codiciosa, que solo se mueve por el dinero y por el estatus social, mientras que los guionistas David Benioff y Dan Weiss han configurado un personaje que se llega a enamorar de Tyrion Lannister y que, según relata la propia actriz "es muy inocente".

 

BRAN STARK NO ES TAN ABURRIDO

 

El personaje de Bran Stark tiene dos versiones completamente diferentes: En los libros, Martin nos presenta un niño muy interesado en la historia del reino, el mundo y con un carácter y una naturaleza muy existenciales. No es de extrañar, que los fans le hayan puesto el calificativo de personaje más aburrido de la serie.

 

Isaac Hempstead-Wright, el actor que da vida al joven Bran Stark, ha querido despojar de este título al joven y nos muestra un personaje mucho más enérgico y social que el que describe George R.R Martin en su obra.

 

LOS VILLANOS SON MÁS MALVADOS...

 

Joffrey Baratheon nunca fue santo de la devoción de ningún fan de Juego de tronos, pero el personaje al que da vida Jack Gleeson es considerablemente más malvado que el Joffrey que plantea George R.R Martin

 

Lo mismo le pasa a Petyr Baelish, al que da vida Aidan Gillen, que ha conseguido encarnar a un Meñique completamente diferente al descrito por Martin en los libros, que resulta en muchas ocasiones, un lobo con piel de cordero.

 

... PERO LOS BUENOS SON MÁS BONDADOSOS 

 

Y es que otros personajes son mucho más buenos en la serie de HBO o tiene una relación muy diferente. Un ejemplo claro es el de Bronn y Tyrion cuya relación en los libros se exhibe como una amistad pasajera, mientras que en la serie de HBO es algo más que eso.

 

Otro ejemplo es Margaery Tyrell, un personaje al que Martin describe como manipulador y con un toque oscuro, mientras que la actriz Natalie Dormer, nos muestra su faceta más compasiva y cercana.

 

TYRION ES MÁS ATRACTIVO

 

Tyrion Lannister es descrito por R.R Martin como un personaje con rasgos que, en algunas ocasiones, causan verdadera repulsión al resto de las personas. Estas caractarísticas se muestran de manera mucho más exagerada en los libros, como por ejemplo la cicatriz que tiene en la cara.

 

Peter Dinklage da vida a la versión más atractiva de Tyrion, puesto que, dejando de lado la altura, es un personaje que podría llegar a ser atractivo para algunos, algo que resulta complicado en la versión escrita de la obra.

 

LOS SUEÑOS ANUNCIAN EL FUTURO

 

A menudo, los personajes de la versión escrita de Juego de tronos tienen sueños o visiones que anuncian, de alguna manera, futuros acontecimientos que tendrán lugar en la serie. Esto tiene lugar, puesto que a Martin le gusta desarrollar la psicología de sus personajes a través de sus pensamientos.

 

David Benioff y Dan Weiss han dejado de lado esta faceta, para mantener el factor sorpresa hasta el final. De esta forma, no hemos visto en la serie de HBO ninguna pista sobre la sangrienta boda roja o las visiones de Daenerys.