Jubilados del Área de Salud Oeste crean una asociación para mantener el contacto y ayudarse

Uno de los objetivos que les gustaría conseguir es que fueran atendidos en el Río Hortega, donde han trabajado. La agrupación mantendrá su primera asamble este miércoles 15 de abril.

Jubilados del Área de Salud Oeste de Valladolid han creado una asociación con la que persiguen mantener el contacto surgido a través de los vínculos laborales y afectivos generados por años de trabajo así como para ayudarse entre ellos.

  

Además, la Asociación, que mantendrá su primera asamblea general este miércoles 15 de abril (en el Salón de Actos del Hospital Universitario Río Hortega a las 12.30 horas), persigue que su atención sanitaria pueda estar vinculada a su antiguo lugar de trabajo, el Hospital Río Hortega.

  

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press la doctora jubilada María Rosario Ortiz Sáenz de Santamaría, médico especialista en neurofisiología que ha trabajado durante 37 años en el Río Hortega -recuerda que entonces se llamaba Residencia Sanitaria Onésimo Redondo-, quien forma parte de la Junta Directiva de esta Asociación impulsada también por su presidente, el oftalmólogo Julio Galindo Alonso.

  

El principal objetivo es mantener la vinculación de todo el personal jubilado con su antiguo centro de trabajo, ha señalado Ortiz, quien ha incidido en que durante tantos años de trabajo "codo con codo" en un mismo lugar se establecen unos vínculos que van más allá de lo laboral y llegan a lo afectivo, ya que conocen entre ellos a hijos y familiares de sus compañeros en muchas ocasiones.

 

ATENCIÓN EN EL HURH

  

Entre los fines de la Asociación está precisamente intentar que todos los que formen parte de ella puedan ser atendidos en el Río Hortega, ya que muchos de ellos pertenecen a otra área de salud y sería "más agradable" ser atendidos por sus propios compañeros, algo que considera que no tendría que suponer una mayor presión asistencial.

  

Ortiz Sáenz de Santamaría, jubilada hace dos años, ha añadido que el ambiente de trabajo en un centro de trabajo tan amplio, que puede llegar a casi los 3.000 empleados entre todo tipo de personal, es un poco como el de "una familia", ya que se pasan "muchísimas horas" juntos y se rompe el contacto cuando uno finaliza su vida laboral.

  

Precisamente otro de los objetivos, ha señalado Ortiz, pasa por evitar la soledad que puedan tener algunas personas que dejan su puesto de trabajo y unos años después van perdiendo estos vínculos. Así, cree que es importante preocuparse por personas que pueden quedarse aisladas y pueden tener difícil solución a este problema porque no tienen familia, por lo que cree que se puede hacer un esfuerzo.

  

Sin embargo, la Asociación, en la que no se han establecido cuotas de ningún tipo, está receptiva a analizar otros objetivos que puedan plantearse precisamente en esa asamblea que celebrará el próximo miércoles, a la que invitan a todos los que quieran acudir.