Juanfran desata desde los once metros la euforia en el Calderón

Juanfran

El Atlético de Madrid sufrió más de las cuenta para superar al PSV Eindhoven (0-0, 8-7 en los penaltis).

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Godín (Lucas Hernández, min.89), Giménez, Filipe Luis; Koke, Gabi, Saúl, Augusto Fernández (Torres, min.56); Griezmann y Carrasco (Kranevitter, min.75).

PSV EINDHOVEN: Zoet; Arias, Bruma, Isimat-Mirin, Moreno, Willems (Brenet, min.75); Van Ginkel, Guardado, Pröpper; Locadia (Lestienne, min.87) y De Jong (Narsingh, min.118).

 

GOLES

   -Tanda de penaltis.

   0-1, Van Ginkel.

   1-1, Griezmann.

   1-2, Guardado.

   2-2, Gabi.

   2-3, Pröpper.

   3-3, Koke.

   3-4, Bruma.

   4-4, Saúl.

   4-5, Moreno.

   5-5, Torres.

   5-6, Lestienne.

   6-6, Giménez.

   6-7, Arias.

   7-7, Filipe.

   8-7, Juanfran.

 

ÁRBITRO: Mark Clattenburg (ING). Amonestó a Locadia (min.30) y a De Jong (min.67) por parte del PSV Eindhoven.

 

ESTADIO: Vicente Calderón.

En la tanda de penaltis Juanfran anotó el gol definitivo aprovechando el fallo de Narsingh, que entró escasos minutos antes de la conclusión de la prórroga, realizando el único fallo de la noche desde el punto fatídico.

 

El conjunto colchonero tuvo que hacer frente a un contrincante muy conservador durante todo el choque, que regaló la posesión del balón a los españoles. No obstante, la enorme actuación del arquero holandés provocaron que el Atlético no certificara su pase a octavos hasta la tanda de penaltis, en la que Juanfran desató la euforia en el Vicente Calderón, convirtiéndose en el héroe de la noche al transformar el suyo, que resultó definitivo para sellar el pase a cuartos, después de haber realizado un encuentro muy completo.

 

Cocu ya avisó en la víspera del choque de que les servía la prórroga si los suyos se clasificaban, y su 'once' este martes corroboró lo anunciado, una defensa de cinco bien plantada para secar las acometidas colchoneras con el principal objetivo de dejar su puerta a cero. Los rápidos ataques atléticos se toparon continuamente con el neerlandés Zoet, que se disfrazó de villano en plena noche madrileña.

 

Ni Griezmann en los primeros instantes ni Godín en el juego aéreo gozaron de la puntería necesaria para perforar la meta del guardameta rival, especialmente 'enchufado'. El PSV apenas creó peligro en la primera parte, muy replegados, aliándose principalmente con los contraataques como único arma ofensiva, a pesar del retorno a los terrenos de juego de De Jong, recuperado de su lesión.

 

El cronómetro jugó a favor de los holandeses, que pretendieron hacer bueno el 0-0 de la ida contra uno de los clubes más fuertes en la 'Champions' y aparecieron en campo rival con cuentagotas. Escasos minutos antes de la entrada al túnel de vestuarios, la grada local llegó a levantarse de sus asientos en varias ocasiones ante las múltiples ocasiones, pero no encontraron fortuna.

 

El guión tras la reanudación continuó siendo el mismo, aunque el Atlético también tuvo algo que agradecerle al factor suerte. Una internada visitante concluyó con un disparo que superó a Oblak, aunque el balón se estrelló con la madera y, de forma milagrosa, salió despejado tras un pequeño barullo.

 

Un susto de gran magnitud para los de Simeone, a los que un gol en contra les obligaba a anotar dos para darle la vuelta a la eliminatoria. El fantasma de la Copa del Rey se apareció en ese momento recordando la eliminación contra el Celta de Vigo, aunque el 'Cholo' dio entrada a Torres en el segundo tiempo, decidido a por el gol.

 

El 'Niño' tuvo que arreglárselas sólo ante la zaga del PSV, dando mayor libertad de movimiento a Griezmann. Con ganas después de su vuelta a plenitud física, el '9' rojiblanco luchó todos los balones que pudo y llegó incluso a hacer temblar la portería rival con un remate al que únicamente el palo puso freno. El plan que dispuso Phillip Cocu siguió su curso y la eliminatoria necesitó de 30 minutos más para decantarse.

 

180 minutos no fueron suficientes para perforar las mallas en ninguna ocasión, por lo que el partido adquirió tintes dramáticos, llegando a una prórroga en la que el mínimo fallo podía privar a cualquiera de las escuadras de adentrarse entre los ocho mejores equipos del continente europeo. A pesar de que en el tiempo de prolongación el PSV Eindhoven apenas dio señales de vida, el Atleti se mantuvo negado de cara a puerta, por lo que la clasificación se convirtió en una moneda al aire que se decantó en la tanda de penaltis.

 

Los futbolistas, fundidos, afrontaron un desenlace agónico en el que los dos conjuntos realizaron disparos muy precisos, ante los que nada pudieron hacer los porteros. No obstante, un fallo de Narsingh en el decimoséptimo tiro, estrellando la pelota en el travesaño, dejó todo en manos de Juanfran, que no perdonó la oportunidad de convertirse en el héroe de octavos, definiendo lejos de las manos de Zoet para alegría colchonera. Una clasificación muy sufrida y muy sudada, pero con final feliz para el Atlético, que es ya el segundo español clasificado para los cuartos de final de la 'Champions'.