Juan José Téllez profundiza en la figura de Paco de Lucía, que "ganó el universo a través de la guitarra"

"Paco De Lucía. El Hijo De La Portuguesa" (Editorial Planeta)

El autor destaca la "historia de superación y de contradicciones" del compositor y guitarrista, un año después de su fallecimiento.

El periodista y escritor Juan José Téllez vuelve a adentrarse en su última novela en el mito de Paco de Lucía con "un tono narrativo" que describe "la historia de un niño de suburbios que, a través de la guitarra, pierde la niñez pero gana el universo".


Tras sus aproximaciones biográficas en 'Paco de Lucía, retrato de familia con guitarra (1994)' y 'Paco de Lucía en vivo (2003)', en esta ocasión Téllez --amigo íntimo del artista y director del Centro Andaluz de las Letras-- vuelve a abordar la figura del artista en 'Paco de Lucía. El hijo de la Portuguesa' (Editorial Planeta).

Tras cumplirse el primer aniversario de la muerte de Paco de Lucía, Téllez revela que con este libro "se cierra un ciclo, porque se lo debía" al genio de Algeciras (Cádiz) y por el propio autor. "Era una especie de catarsis y luto creativo", confiesa.

"He intentado, en lugar de ser tan musicológico, pero siempre periodístico, tener un tono mas narrativo y contar la historia de un niño de suburbios que, a través de la guitarra, pierde la niñez pero gana el universo", reitera, al mismo tiempo que aborda la dualidad entre Paco de Lucía y Francisco Sánchez Gómez --nombre real del artista--, "la persona que no quiso verse atrapada por el personaje".

Sobre cómo ha influido su relación personal con el guitarrista a la hora de escribir este libro, Téllez afirma que "había mucho afecto" aunque "no se atreve a decir" que eran amigos ya que "no sabe definir exactamente su relación" pues se veían "de tarde en tarde".

"Tuve la suerte de mantener casi una treintena de entrevistas con él desde 1982. Paco era parco en palabras, era tímido, por lo que fue todo un privilegio tener ese contacto y me facilitó la construcción de un relato casi en primera persona. También me ha servido para adentrarme en un terreno y abrir puertas que, de otro modo, hubieran estado cerradas", prosigue. El autor añade que, "sin ser una biografía", el libro refleja que "no hay un rostro oculto" porque, como destaca, Paco no tenía doblez".

En cuanto a la historia personal de Paco de Lucía, subraya que su "peripecia biográfica daría para un biopic, más allá" de los documentales que se han emitido pues, por encima de todo, es "una historia de superación y de contradicciones".

Así, el libro empieza con el relato real de cómo la madre de Paco de Lucía intentó salvar a su marido del pelotón de fusilamiento en el verano del 36 que, de haberse llevado a cabo, hubiera provocado que el compositor no hubiera existido.

Curiosamente, los terrenos de los antiguos cuarteles de la Fuente Nueva (Algeciras) donde estuvo su padre albergarán la sede del conservatorio 'Paco de Lucía'. "Es toda una paradoja y completamente azaroso porque nadie sabía que allí estuvo preso su padre", revela Téllez.

El libro también se adentra en las relaciones del compositor con su familia y su convivencia con Camarón, "una hermandad de sangre" con la que Téllez intenta "despejar las calumnias y difamación" vertidas sobre Paco de Lucía respecto a los derechos de autor tras la muerte del cantaor, a su juicio, "propios del desconocimiento".

Asimismo, el relato cuenta "sus enfrentamientos con el mundo clásico y su viaje al jazz sin dejar de ser nunca flamenco", así como sus percepciones de grandes como Ramón Montoya, Niño Ricardo, Esteban de Sanlúcar, Sabicas o su propio padre, Antonio Sánchez Pecino, o Ramón de Algeciras, su hermano y segundo maestro.

Además, detalla su relación con otros guitarristas coetáneos como Manolo Sanlúcar o tocaores más jóvenes como Vicente Amigo, Riqueni, Cañizares, Tomatito o Gerardo Núñez, y otras figuras como Ravi Shankar, Carlos Santana, Rubén Blades, Chick Corea o John McLaughlin, junto con su relación "profesional y de amistad" con Alejandro Sanz o su colaboración con Joan Manuel Serrat o Luis Eduardo Aute, entre otras.

"REVOLUCIONÓ EL FLAMENCO PARA SIEMPRE"

En el libro se cuentan anécdotas como que Paco de Lucía 'heredó' a los músicos de la banda de Chick Corea o su interés por grabar con Rubén Blades, todas ellas historias con las que Téllez se "adentra en su intimidad pero respetando su privacidad".

"Más allá del flamenco, Paco es nuestro Beatles, Elvis, Rolling, es la sinfonica de Algeciras porque revolucionó el flamenco para siempre y el jazz latino no volvió a ser lo mismo después de su gira célebre con McLaughlin y Al Di Meola", asegura.

A juicio de Téllez, "en el mundo clásico, Paco dio una lección porque antes los clásicos cruzaban al territorio del flamenco para importar soleares y otros cantes y llevarlos a la partitura y no le perdonaron que hiciera el viaje a la inversa", con una lectura flamenca de Falla, por ejemplo, aunque otros clásicos "no sólo no le perdonaron sino que le aplaudieron".

En cuanto a las novedades que aportó Paco de Lucía al flamenco, considera que dio "un giro a la estética al romper con la sobriedad" existente hasta la fecha e impuso "la comodidad" de poder tocar la guitarra con las piernas cruzadas, junto con la incorporación del cajón peruano "que hoy en día parece insólito prescindir de él".

El relato, que sale este martes a la venta, se completa con imágenes procedentes de los descartes de la película 'La Búsqueda' y de colecciones particulares de la familia.