Juan Andrés Díaz, el terror de los ladrones de cobre

El vallisoletano ha patentado y presentado en la mañana de este lunes dos artilugios para evitar el robo de dicho metal. El Ayuntamiento ya ha asegurado que comenzará a usarlos en breve.

En una época de crisis económica como la actual, proliferan bastante los amigos de lo ajeno. Y si no, que se lo digan al Ayuntamiento de Valladolid, que en el actual ejercicio de 2013 ya lleva invertidos 300.000 euros en reponer cable de cobre a raíz de los diferentes robos que se dan en varias zonas de la ciudad.

 

Pero dichos hurtos podrían haber llegado a su fin gracias al invento de Juan Andrés Díaz Gaona, un vallisoletano que ha inventado dos sistemas para evitar el robo del cable de cobre, el primero para evitar su sustracción en calzadas y el segundo para hacer lo propio en farolas.

 

En un acto en el que estuvieron presentes el alcalde Javier León de la Riva, el presidente de la Asociación de Inventores de la región Enrique Villacé y los dos promotores de la idea, Juan y su socio Jaime Villaverde, se demostró al público el funcionamiento y la utilidad del sistema.

 

Los dos aparatos, ya con patente para toda España y garantizados por CESECO, tienen un mecanismo sencillo. El primero es un refuerzo de los cables que van por debajo de la acera, de manera que cuando los ladrones intentan tirar de él, termina por romperse en vez de ceder, por lo que apenas se puede sustraer un par de metros. Nada en comparación con los kilómetros que podrían terminarse llevando.

 

“El refuerzo va bajo tierra, oculto en la calzada, pero los ladrones no saben en qué parte exactamente. De esta manera no pueden acceder a él, aunque sería difícil que lo hicieran aun conociendo donde está, porque tendrían que levantar el pavimento”, explica orgulloso Juan.

 

“Es un método que funciona muy bien con el sistema de obra nueva”, continúa explicando, antes de pasar al sistema anti robo de la farola. “El de la calzada ya lo habíamos presentado, ahora simplemente le hemos mejorado para que sea más fácil de colocar y sea más barato. La verdadera novedad es el de las farolas, que funciona igual que el otro sujetando los cables y haciendo que se rompan en vez de arrástralo todo. Un simple sistema de sujeción”.

 

¿Pero qué pasaría si fuera el Ayuntamiento el que quisiera sacar el cable para la labor que fuera? Cada provincia, según el sistema ideado por Juan y su socio, tendría una llave que permite quitar el “candado”, sin mayor dificultad. El objetivo no es otro que, si se diera el caso de que los saqueadores se hicieran con una llave, al menos solo puedan robar en esa provincia, no en todo el país.

 

EL AYUNTAMIENTO, SATISFECHO

 

Javier León de la Riva se mostró bastante complacido con la presentación de la invención de Juan. De hecho, ya ha asegurado que el Ayuntamiento de Valladolid será uno de los pioneros en llevarlo a cabo, como no podía ser de otra forma. “El robo de cobre es un tema de máxima actualidad por la parte que nos toca a los Ayuntamientos. Este invento es realmente rentable y pronto se instalará en varias zonas y farolas de la ciudad”.

 

Cada aparato que se instala de manera individual en cada farola tendrá un coste de 60 euros de los que se hará cargo el consistorio, si bien De la Riva ha asegurado que él sería más partícipe de vigilar que de reforzar los cableados. “Si se vende tanto cobre es porque alguien lo compra, yo pondría en alerta a todos los traperos y a todos aquellos que lo comprasen, pero este método desde luego también es muy válido, tanto que es muy probable que otros muchos ayuntamientos terminen cogiendo la idea”.

 

“Desde el consistorio siempre hemos apostado por los inventos y la Feria de Inventos, por lo que muchos dijeron que estábamos locos, pero al final está claro que el trabajo de esta gente con verdadera iniciativa sale rentable”, ha concluido el alcalde.