Josep Piqué subraya la necesidad de unificar los tipos de contrato y aboga por fomentar los 'minijobs'

Josep Piqué
Dice que no espera "gran cosa" de la reunión de Rajoy con sindicatos y empresarios e insta al Ejecutivo a gobernar y a tomar medidas muy serias


MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El exministro y presidente de Vueling Josep Piqué ha afirmado este jueves que es necesario "ir hacia un contrato que unifique las condiciones de todos los trabajadores" y acabe con la "dualidad" existente en el mercado laboral español, en el que considera que se deben fomentar los 'minijobs'.

En una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press, el que fuera ministro de José María Aznar ha elogiado la reforma laboral aplicada por el Gobierno de Mariano Rajoy, entre cuyos "efectos positivos" ha destacado la "descentralización de la negociación colectiva", que ha permitido, a su juicio, ir recuperando productividad y competitividad y, por lo tanto, aumentar las exportaciones.

Sin embargo, ha lamentado que la reforma aprobada hace casi un año no haya abordado "el gran drama" del mercado laboral español, que es, "además del número de desempleados", la "enorme dualidad" existente entre "un colectivo de trabajadores que tiene muchísimos derechos y otro colectivo de trabajadores que no tiene ninguno y que suelen ser los jóvenes".

Si bien ha rechazado la idea de establecer un único tipo de contrato, porque hay "circunstancias económicas y sectoriales" que hacen que esa no sea la mejor opción, Piqué ha abogado por "ir hacia un contrato que unifique las condiciones de trabajo de todos los trabajadores y que rompa esa dualidad". "Eso va a llevar tiempo porque hay derechos adquiridos, pero si empezamos desde ahora, cuanto antes mejor", ha subrayado.

EL CRECIMIENTO ECONÓMICO NO BASTARÁ PARA REDUCIR EL PARO

En este contexto, ha advertido de que el crecimiento económico no basta por sí solo para empezar a generar empleo, y ha señalado la importancia de establecer "unas determinadas condiciones laborales" con el fin de reducir la "enorme bolsa de paro" que existe actualmente".

En su opinión, es necesario "reaccionar" y tomar "algún tipo de medida de choque" para poder dar una respuesta a quienes no encuentran empleo, especialmente a los jóvenes, que están "sin expectativas". "No solo es una catástrofe económica, sino que también es una catástrofe política, porque aumenta la desafección de las nuevas generaciones respecto a nuestras instituciones", ha indicado.

Según Piqué, "no plantearse temas como los 'minijobs' nos obliga a un horizonte de años y años con millones de parados aunque haya crecimiento económico". El exministro ha afirmado que estos trabajos --con contratos de baja remuneración y máximo 15 horas de trabajo a la semana que están funcionando en Alemania desde 2003-- permitirían a los jóvenes incorporarse al mercado de trabajo y ayudarían a "desembalsar esa enorme bolsa de desempleo".

Por otro lado, ha admitido que no espera "gran cosa" de la reunión de este jueves en el Palacio de La Moncloa entre Rajoy, los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, y los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Jesús Terciado, para abordar la situación económica, porque en el último encuentro "hubo un teórico acuerdo para promover el emprendimiento y el empleo juvenil" y, pese a ello, ahora el paro entre los jóvenes supera el 56 por ciento.

"Creo que lo que hay que hacer es gobernar y tomar medidas muy serias porque la situación es muy seria", ha manifestado. A su entender, la alta tasa de paro que "siempre" ha tenido España en comparación con la de los países vecinos "no responde ni a nuestro código genético ni a ninguna maldición bíblica", sino que "algo debe de funcionar mal institucionalmente en nuestro mercado de trabajo".

FALTA DE CRÉDITO

Ante las críticas que llegan desde Europa por haber utilizado el Gobierno solo 60.000 de los 100.000 millones de euros del rescate bancario, Piqué ha asegurado que de haberlo hecho "habríamos incrementado en 100.000 millones la deuda" pública. A su juicio, lo importante es que los bancos puedan captar dinero suficiente "sin endeudar" al país y "que fluya el crédito".

El exministro ha matizado que el problema de España es que "el poco dinero que fluye" se dedique a la deuda pública y que por tanto no "queda margen para financiar al sector privado", aunque cree que el Gobierno está haciendo los deberes en cuanto al saneamiento de los balances financieros.

Por último, el presidente de Vueling ha criticado el modelo europeo vigente porque cree que es muy difícil una unión monetaria, "si no se va hacia una unión económica, una unión bancaria y una unión fiscal", y así "recuperar" lo que fue la Unión Europea desde los principios, "un proyecto político" en el que actuemos "como una unidad".

En esta línea, ha asegurado que ahora "no hay liderazgo en Europa". "Italia instalada en el caos, España ensimismada con nuestros problemas y el Reino Unido planteándose un referéndum para irse", mientras entre las instituciones europeas hay una Comisión "sin iniciativas", un Consejo que "atiende" a lo que dice Alemania y una representante de la política exterior "que nadie conoce", ha indicado.