Joselillo inicia la rehabilitación tras la cornada que le "atravesó la pierna" en Zaragoza

El diestro vallisoletano no se pone plazos y dice que tiene todo un invierno por delante "para trabajar duro" y reestablecerse. La de 2014 seguirá siendo una temporada "ilusionante".

Han transcurrido tres semanas desde que un toro de La Dehesilla en Zaragoza le atravesara la pierna. Desde entonces el diestro vallisoletano José Miguel Pérez ‘Joselillo’ ha iniciado su particular calvario en la recuperación de su gemelo totalmente destrozado por la fuerte cornada. Suerte que era la última corrida de la temporada y el tiempo, ahora, no juega en contra de Joselillo, que tiene todo el invierno por delante para restablecerse.

 

“Esta semana me han quitado los puntos, pero la herida está muy fea. El pitón me destrozó absolutamente todos los músculos de la zona, me partió todo. Y aunque no tengo dolores, sí molestias, especialmente al pisar, ya que tengo el juego del pie muy reducido”. Habla el vallisoletano tras abandonar, como cada día, la clínica donde pacientemente ha iniciado su rehabilitación.

 

A pesar de que no es época de toros, Joselillo se muere por volver a ponerse delante, al menos, en el campo. “Si el percance hubiera llegado a mitad de temporada hubiera sido fatal, hubiera perdido todo el año. Ahora tengo un invierno para trabajar duramente y por eso no me pongo plazos”. En su carrera ha recibido cornadas, incluso más fuerte que la de Zaragoza, pero quizá está será la que más tardará en olvidar, al menos físicamente.

 

 

Joselillo recuerda cómo fue el trágico momento: “Durante la lidia no había tenido reacciones agresivas, pero me arrolló en el primer muletazo de rodillas; me levanté y me atropelló desequilibrándome. Me tuve que tirar al suelo para que pasara por encima, pero fue certero y me atravesó la pierna”. Fueron instantes angustiosos: “Noté perfectamente la cornada y enseguida vi el chorro de sangre y que no me podía levantar”.

 

El percance le ha hecho más fuerte, de todo se aprende. “Ha sido una temporada dura, pero he podido torear en plazas importantes y he notado que sigo estando en boca de los aficionados”. Joselillo no desespera y ya espera la próxima temporada con “ganas y mucha ilusión”.

 

Francia está en su horizonte torero. “Gracias a mi buena actuación en Céret se pueden abrir las puertas en muchas plazas de este país”. Tampoco olvida las principales ferias de España donde espera que la fortuna, por primera vez, le sonría y la tauromaquia no le relegue. Quienes no le ha olvidado durante este difícil último mes han sido sus amigos, seguidores y aficionados. “El teléfono no ha dejado de sonar, todo el mundo ha estado muy pendiente”.

 

Aunque para atenciones las del doctor Val-Carreres. “Ha sido extraordinario a nivel profesional y también personal”, concluye el torero. Suerte maestro pronta recuperación.