Josefina García: "En radio es más importante saber comunicar que un buen tono de voz"

Segoviana de nacimiento completó gran parte de su profesión en Valladolid y en Madrid. Junto a su gran valedor, Joaquín Prats, vivió momentos inolvidables que hoy rescatamos en Las Voces de Valladolid.

LA RÁFAGA:

 

Un sonido radiofónico: 'Matilde, Perico y Periquín', una serie que escuchábamos todos los niños.

 

Un momento radiofónico: La noche del 23-F.

 

Una anécdota: “Recuerdo que fueron dos soldados a la radio para dedicar unos discos, cuando les pregunté qué canción querían que radiaramos, me dijeron que la que usted mejor cante”.

 

Una noticia que le hubiera gustado contar: “He tenido mucha envidia de haber podido estar en momentos definitivos, como por ejemplo haber radiado con un micrófono en el Congreso de los Diputado en el 23 F”.

 

La radio en una palabra: Ilusión.

Josefina García es la voz, por excelencia, una voz que descubrió el gran Joaquín Prats y que enamoró a millones de españoles. Aunque segoviana de nacimiento enseguida quedó prendada de la ciudad del Pisuerga y fue en Radio Valladolid donde vivió sus mejores momentos profesionales. Una larga enfermedad que la tuvo postrada en cama durante una gran temporada hizo que con tan solo 15 años descubriera su verdadera vocación: ser locutora de radio. Una profesión, una forma de vida, a la que ha dedicado más de veinte años.

 

“Estuve un año en cama por una grave enfermedad escuchando la radio en mi pueblo de Navafría. Cuando me curé supe que la esposa del médico de mi pueblo conocía al director de la radio, me pidieron que escribiera una carta, le debió a hacer gracia y al día siguiente de cumplir quince años hacía mis primeras pruebas en el medio”, recuerda Josefina.

 

A pesar de su imponente voz, la locutora cree que no es lo más importante para triunfar en la radio. “Es más importante saber comunicar, no tanto el tono de voz. Hay que romper la barrera, para que no sea fría y conseguir un momento muy bonito entre el oyente y el presentador”.

 

Joaquín Prats se encaprichó de su voz para sustituir a Carmen de la Lama. Fue cuando dio “el salto” a Madrid y ya su vida profesional trascurrió a caballo entre la capital de España y Valladolid. “La SER compró Radio Valladolid y me ofrecieron irme a presentar toda la mañana. Ha sido lo mejor que he podido hacer en mi vida”. Josefina García recuerda cómo abrió los micrófonos para que los oyentes fueran los protagonistas de su programa ‘Ustedes mandan’.

 

Cree que sus momentos más bonitos llegaron con unos reportajes de carácter social y habla de Joaquín Prats con el cariño de quien compartió tantos momentos profesionales.  “Era único, sin querer te enseñaba, era la estrella del momento; pero a veces chocábamos”, relata con una sonrisa. Han pasado ya muchos años desde que esa niña de quince años se sentó por vez primera delante de un micrófono, pero Josefina García no ha perdido ni la ilusión por la radio ni la sinceridad de la que ha hecho su bandera en la profesión y en la vida. Josefina fue, es y seguirá siendo la locutora de la voz cálida.