Josef Ajram imparte una enseñanza sobre el fracaso a los autónomos de Valladolid

El trader y ultraman profundizó a través de su experiencia en la importancia de aprender a delegar, de gestionar bien el tiempo, y relató cómo un tropiezo puede impulsarte hacia delante.


 

Josef Ajram impartió su conocimiento en el salón de actos (que se llenó) de EspañaDuero en Valladolid en una conferencia destinada a los emprendedores y autónomos. A través de su propia experiencia relató cómo se ha convertido en la persona que es hoy, y cómo el fracaso le ha forjado.

 

Quizá a algunos el nombre de Josef Ajram no les dirá mucho. Es posible que su imagen, impactante debido a que tiene el cuerpo prácticamente lleno de tatuajes, sí les suene. En cualquier caso, Ajram es trader, es decir, que opera en bolsa (desde que empezó en 1996 comprando, cuando aún estaba en el instituto, acciones del Continente con las que perdió dinero según ha relatado), pero lo que le ha llevado a ser famoso es su faceta de atleta extremo. Eso, y su filosofía de vida plasmada en su pregunta "¿Dónde está el límite?".

 

El fracaso es lo que sintió cuando él fue el único alumno de su promoción en suspender la selectividad. "No repetir ser el único malo" fue una de sus motivaciones desde entonces. Y habló sobre saber perder, algo que en la bolsa es frecuente. "Es muy difícil saber perder un poco, porque perderlo todo es muy fácil. No aceptamos que nos podemos equivocar" explicó, y recurrió al stop-loss (unas órdenes que en inversión se utilizan para controlar las pérdidas) para aconsejar a quienes deseen entrar en la renta variable.

 

La filosofía de Ajram

 

En su cuello se puede leer tatuado el latinismo 'carpe diem', aprovecha el momento. "Es una reflexión de que la vida tiene fecha de caducidad -explica-. Se nos puede acabar en cualquier momento y hay que entender que lo máximo que podemos aspirar es a ser propietarios de un tercio de nuestra vida. El tiempo es un activo que hay que aprovechar para ser felices".

 

Y sobre el tiempo giró parte de su charla, con su fórmula 8-8-8. "Ocho horas para estar con la familia y los amigos, ocho horas para trabajar y ocho para dormir. La vida a mi me la enseñaron así hace muchos años, dejé mi trabajo para ser emprendedor e intentar obtener ese tercio para mi". Sobre el tercio del trabajo, que es frecuente que exceda las ocho horas, Ajram se explica: "Creo que uno de los problemas de los autónomos es que con el tiempo les cuesta delegar a medida que crecen. Una de las claves es, en la medida de lo posible, ir formando equipo y poder delegar tareas que en muchos casos les cuesta por considerarse imprescindibles. El empresario líder es en algunas tareas prescindible".

 

Además como atleta Josef Ajram valoró la actual fiebre por el running, que logra reunir cada semana a miles de personas en pruebas populares, no siempre bien preparadas y que incluso pueden acabar en fallecimiento. "Siempre digo que una de las cosas buenas de la crisis es que ha traído el deporte a la gente, ha entendido que se iba a correr una hora y durante esa hora no tenía problemas. El problema es que la gente quiere hacer en dos años lo que no ha hecho en 15 y eso, a largo plazo, creo que no acabará bien" defiende.

 

Por su parte Carlos Ranera, director general de banca comercial de EspañaDuero, destacó la "experiencia ejemplarizante de Ajram" y le dedicó alagos: "Tiene una experiencia vital y una perspectiva muy interesante para contarnos las cosas que nos pasan todos los días. O te sientas en una esquina a ver si se solucionan las cosas solas, o eres proactivo en la solución de los problemas".