José Rolando Álvarez deja la Cámara en una situación "sostenible" y apadrina a Carlos Villar como sucesor

El hasta ahora presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid presenta su dimisión por "motivos familiares" y cierra la puerta a un posible saltó a la política.

Siete años y ocho meses después, José Rolando Álvarez ha oficializado hoy su dimisión al frente de la presidencia de la Cámara de Comercio de Valladolid. Así lo ha hecho saber hoy durante la celebración de la última sesión plenaria del año, donde también ha mostrado su público “apoyo” al posible candidato a su sustitución, el bodeguero de Protos, Carlos Villar.

 

No obstante, ahora se abren quince días para la presentación de candidaturas, que el hasta hoy presidente de la institución cameral espera que haya “muchas”. José Rolando Álvarez ha explicado que su decisión únicamente responde a “motivos personales”. “Voy a tener la enorme fortuna de ser padre por tercera vez y quiero dedicar a mi hija todo el tiempo que no le puede dedicar a mis otros dos hijos”.

 

“Después de tantos años de trabajo creo que merezco descansar y estar con mi familia”, ah concluido José Rolando con una sonrisa. En la posterior rueda de prensa, ha hecho balance de estos dos mandatos al frente de la Cámara y asegura que la situación económica es “difícil como la de cualquier empresario”,  aunque “sostenible”. Ha adelantado que se ha aprobado un presupuesto para 2014 de cuatro millones de euros “todo ello de recursos propios y sin ninguna aportación o subvención pública”.

 

Ha recordado sus casi ocho años al frente de la institución, doce si se tiene en cuenta que antes de ello formó parte de la Comisión Ejecutiva, y por tal motivo entiende que es el momento idóneo para su relevo por alguien "joven, con fuerza y ganas que pilote el nuevo proceso que se abre ahora con motivo de la nueva ley de cámaras que está en fase de tramitación".

  

De hecho, Álvarez, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha advertido de que su último mandato, que expiraba en abril de 2014, podría haberse prolongado incluso hasta finales de 2014 o principios de 2015 con la nueva legislación, algo que no veía lógico y que podía perjudicar los intereses de la propia Cámara de Comercio de Valladolid, "que es y debe seguir siendo la casa de los 37.000 empresarios de la provincia"

 

El ya expresidente sí se ha mostrado categórico al anunciar que su renuncia al cargo no esconde un supuesto intento de saltar a la arena político, algo que ha descartado por completo. "La etapa al frente de la cámara está agotada pero mi compromiso sigue con los empresarios. Creo que las sociedades modernas son aquellas en las que se fomenta el emprendimiento...y seguiré vinculado a esa idea toda mi vida, pero en ningún caso desde la política".

 

Por último, cree que la Junta tiene un papel fundamental con la nueva Ley de Cámaras y el actual Consejo Regional de Cámaras tendrá que "reorganizarse para iniciar esa nueva etapa". No obstante, José Rolando Álvarez ha sentenciado que las “Cámaras en España hoy son más necesarias que nunca”.