José María Francisco, la radio local de Valladolid y la cercanía con el oyente como pasión

Después de casi veinticinco años en la Cadena Ser Valladolid, prácticamente desde que se convirtió en periodista, José María Francisco vive la radio con el sentimiento de un apasionado por la información más cercana.

LA RÁFAGA

 

Un sonido: El sonido de Hora 25.

 

Un momento: En la movilización social que hubo en la calle, por desgracia, con el asesinato de Miguel Ángel Blanco, con esa movilización tan masiva en Valladolid, sin politización, donde no se pudo arrancar porque estaba toda la sociedad en las calles.

 

La anécdota: Tiene que ver con mi primera conexión en directo, fue muy simpática aunque lo pasé muy mal y todavía hay algún compañero que me la recuerda. Fueron las manifestaciones contundentes de los estudiantes por la educación a finales de los ochenta y tenía que dar una información en el primer informativo después del Hoy por Hoy y a las 12.20 se descontroló la manifestación y llegó hasta el Puente Mayor, hasta la Plaza de San Bartolomé. Entonces tuve que meterme a una peluquería que estaba cerrada, tengo que dar gracias a la peluquera que me abrió. Por teléfono la tensión era tal que dije que "como no viniera la Policía aquí va a pasar algo". Después me di cuenta de que era una opinión y había metido la pata. Durante unos minutos quise que interviniera la Policía para consolidar mi teoría, no tenía que haberlo dicho y los compañeros me lo recuerdan, el "aquí va a pasar algo", hubo carga pero no tenía que haberlo repetido. Quedó como una anécdota.

 

Qué noticia le hubiera gustado contar: Creo que en este ámbito, como utopía, me gustaría que ningún niño pasara hambre. Está claro que las guerras es algo propio de la condición humana pero que un niño muera de hambre no debe tener pase. Y en los próximos meses, noticias inversas a las que vengo dando. Que las administraciones invirtieran en investigación, en educación, en sanidad, que invirtieran más en dependencia, en medidas económicas, laborales. Dar la vuelta al calcetín y que los recortes den paso a una apuesta más decidida hacia una vida más justa e igualitaria. En el ámbito local, que las obras del soterramiento empiezan ya.

 

La radio en una palabra: La radio es vida, la radio es información.

La historia de José María Francisco en el mundo del periodismo es breve de contar, como él mismo dice. Más de media vida, veinticinco años, en la Cadena Ser Valladolid. En cuanto le surgió la oportunidad de realizar unas prácticas en el medio, ni se lo pensó para hacer sus primeros pinitos en la radio. Lo que no sabía, es que ese sería el comienzo de un largo camino hasta convertirse en una de Las Voces de Valladolid.

 

- ¿Quién diría José María Francisco que es José María Francisco en Valladolid?

 

- Pues yo diría que soy uno más entre todos los periodistas que nos dedicamos a contar las cosas de Valladolid, la realidad lo más fielmente posible a los oyentes, como otros tantos compañeros de radios, teles, periódicos locales o, por ejemplo, Tribuna de Valladolid. Me gusta la información local por eso, porque llega a los ciudadanos y por tanto creo que soy uno más de los periodistas comprometidos con esta tierra.

 

- Toda una vida dedicado a esta información local.

 

- Pues sí, aquí ya sabes que en los medio de Castilla y León hacemos local y regional. Plenos de los Cortes, información regional... Mis primeros años fueron más regionales, pero desde hace quince años hago más local que no solo es la actualidad del Ayuntamiento, sino también la de todos aquellos ciudadanos que quieren contar sus historias y mi misión es acercar esos testimonios a los oyentes de la Cadena Ser.

 

- Famosa se ha hecho su junta de portavoces, donde trata temas locales de actualidad con varios concejales de diferentes partidos del Ayuntamiento.

 

- Sí, se puso hace ya más de 25 años, cuando León de la Riva no estaba en la alcaldía, sino en la oposición. Se puso en marcha con los portavoces de un Ayuntamiento muy complejo que promete reeditarse en la composición tan plural, cuando estaba el CDS como partido bisagra, el PP como oposición y Bolaños gobernando con el apoyo de IU. Eran cuatro partidos y desde entonces todos los años estamos con los portavoces de PP, PSOE e IU, cada año damos una orientación para que el programa sea más dinámico y tengo que agrdecer su disponibilidad y el hecho de que estén deseando venir para contrastar sus propuestas y a veces llegar a acuerdos. Incluso ese debate se acaba trasladando al pleno del Ayuntamiento de Valladolid. Estoy muy contento de haber seguido con esta estela de pluralidad. Han estado aquí todos los representantes y ha habido momentos muy tensos aquí todos los lunes PP, PSOE e IU.

 

- Muchas historias en estas mesas, claro.

 

- Sí, la verdad es que la radio una de las ventajas que tiene es que no se ve, puedes dar órdenes, cosa que en televisión no. Al principio les tienes que adoctrinar para que sean breves, yo estoy todo el rato haciéndoles gestos y poniéndoles carteles. Sí que hay veces que se alargan y las intervenciones se alargan, pero suelen hacer caso. Entre ellos también se hacen señas y hay situaciones tensas, pero que en la radio no se transmite. En ese sentido son muy profesionales porque cada portavoz da su punto de vista y hay un nivel alto.

 

 

- Por supuesto, Valladolid también ha ido evolucionando desde su entrada a la Ser.

 

- Sí, todos somos conscientes del cambio social que ha vivido la ciudad, tal vez más preocupada por mirar a temas ornamentales, pero ha habido evolución, naturalmente. Los que llevan años sin venir se han dado cuenta de la evolución urbanística, aunque aún estemos esperando a cosas como el soterramiento. A nivel social es complejo, es una ciudad idónea para trabajar y vivir, pero también con tiranteces y reivindicaciones históricas. Ha cambiado, pero la sociedad necesita otro tipo de cambio, ya no solo urbanístico, sino hacia los próximos años, más social.

 

- Y la radio, ¿ha evolucionado?

 

- Sí, aunque no tanto como algunos dicen. Aquí noto la incorporación de la digitalización ha sido una trsnaformación evidente de la radio, porque prácticamente habíamos estado así desde la época de Marconi. Decenas y decenas de años con mismos aparatos, hoy tenemos una tecnología que nos ayuda a todo. Naturalmente luego está la proyección de la radio desde internet, que es sin duda la nueva apuesta de este medio.

 

- Lo que está claro es que la radio sigue viva, no muere.

 

- Por supuesto, ahí están los datos. 90.000 oyentes la Ser en Valladolid, aunque obviamente no es la única, con el resto con decenas de miles de oyentes. Los periódicos para vender 90.000 ejemplares necesitan mucho esfuerzo en España. No solo es que no muera, es que se está revitalizando gracias a la ayuda de internet. Cualquier móvil incorpora radio y escuchamos aunque la gente tenga un iPhone y tenemos el micro incorporado, por eso la radio está viva.

 

- La magia de la radio, que lo llaman, ¿no?

 

- Yo creo que el directo te da unas sensaciones diferentes. El poder de influencia de la radio no tiene competencia con ningún otro medio. Por ejemplo está la labor de la Ser en víspera de las elecciones después de los atentados del 11M, cuando la radio minuto a minuto, boletín informativo initerrumpido de manera continua daba los datos de la investigación para descubrir a los autores de aquel atentado. La radio ejerció un papel decisivo. La viveza y la frescura que todos compartimos le da a la radio otro dinamismo y otra conexión con los oyentes, con los ciudadanos.

 

- Los ciudadanos y la cercanía, conceptos unidos.

 

- Sí, la proximidad es algo clave en la radio. De hecho los oyentes siguen siendo los mismos, se renuevan pero la fidelidad con la radio, aunque yo hable de la Cadena Ser puedo hablar de Onda Cero, la Cope, Radio Nacional, de todas las emisoras de Valladolid, es clave. Eso no ha cambiado, al revés. Los oyentes están muy agradecidos con la radio y al ser un medio gratuito que acompaña desde la noche hasta la mañana siguiente. Al levantarse, ¿quién no sintoniza la radio? La cercanía, la proximidad y esa conexión y simbiosis entre locutor y oyente.

 

- Papel trascendental las redes sociales que decíamos antes.

 

- Al final han sido un revulsivo y en ese proceso nos estamos adaptando. Algunos medios están casi liderando las redes sociales. En este caso la radio se está adaptando y aprovechando de las redes sociales, si un chico en lugar de poner el transistor pueden acceder a la información a través de Twitter o Facebook, pues habrá que estar en redes sociales, tal y como ya estamos. Es un elemento que debemos aprovechar y estar en la web, radiovalladolid.es, a través de esa plataforma ya que incluso hoy día pueden escuchar a la carta. La radio debe aprovecharse de las nuevas tecnologías, de las redes sociales también.