José Ignacio Tornadijo, tres décadas de radio deportiva a sus espaldas

Periodista consagrado en la Cadena Ser Valladolid y actual narrador de los partidos del Atlético de Madrid, Tornadijo asegura que "sigue manteniendo la pasión de cuando empezó" y que "la radio le llena más que ningún otro medio".

LA RÁFAGA

 

Un sonido: Cualquiera de los que ha sonado en la radio en los últimos años con éxitos del deporte de Valladolid. Cualquier título europeo del Balonmano, los ascensos del Real Valladolid... Me quedo con todos ellos.

 

Un momento: Seguramente los primeros Juegos Olímpicos que cubrí. No esperaba ir a una Olimpiada y me dijeron que fuera. Luego he acabado en cuatro, pero me quedo con la primera, en Sidney, algo especial. Llegar allí, empezar a trabajar... Me quedo ese momento.

 

La anécdota: Ha habido muchas, pero me quedó con llegar a un partido europeo de baloncesto y no poder retransmitir porque el técnico no había llegado a Roma para ponerte la línea. Lo pasamos mal, porque eran unas semifinales, y tuve que hacerlo con un teléfono que no era ni mío. No sé ni quién pagó la llamada ni de quién era el teléfono, pero lo pasé realmente mal. Cuando vi la cara al técnico, que además llegaba tan tranquilo diciendo que había tráfico, casi me lo como. Una anécdota que ahora hace gracia pero en ese momento me cabreó bastante.

 

Qué noticia le hubiera gustado contar: Si te digo una reciente, me hubiera gustado narrar la victoria del Atleti en la Liga de Campeones. En una semana conté la victoria de la Liga y me quedé a minuto y medio de la Champions. Pero el que me gustaría narrar de verdad algún día es el Valladolid ganando algo gordo y poder cantarlo. Eso sí me haría ilusión, no sé si lo veré. Ojalá.

 

La radio en una palabra: La radio es como parte de mi vida. Sin más, con eso creo que lo digo todo.

José Ignacio Tornadijo apenas acababa de cumplir diecinueve años, en 1984, cuando comenzó con sus primeros pinitos en la Cadena Ser de Valladolid, por aquel entonces en la calle Montero Calvo. No hace falta decir que han cambiado las cosas desde entonces. Fue aprendiendo poco a poco, decidió que su pasión eran los deportes y se especializó en dicho campo hasta convertirse en toda una referencia informativa.

 

Pero hay un punto esencial en la vida de este periodista que no ha variado ni un ápice, y es que sigue en el mismo medio en el que comenzó, ahora con la experiencia de quien ha cubierto cuatro Juegos Olímpicos para la emisora más importante de España. Un narrador deportivo de los que viven con pasión su profesión, que a día de hoy no se plantea qué sería de él sin el motivo que le hace levantarse todas las mañanas; la radio.

 

- ¿Cómo definiría José Ignacio Tornadijo su propia trayectoria tras treinta años en la Cadena Ser?

 

- Es una suerte trabajar en lo que te gusta, pero de la trayectoria de uno es mejor que hablen otros. Sí te diré que me considero un privilegiado, tengo suerte de trabajar en algo que me divierte. Me permite estar cerca del mundo del deporte, algo que me apasiona y que me ha permitido viajar mucho, conocer gente, disfrutar en general. Pese a los años sigo teniendo esa ilusión, intento que no falte nunca, ya que sería un problema, espero mantenerla hasta el último día que esté trabajando.

 

- Hoy día da la sensación de que lo raro es que un periodista pase tanto tiempo en un mismo medio.

 

- Ha habido opciones de tomar otros rumbos, incluso dentro de la propia casa trasladarme definitivamente a Madrid, y también he tenido la posibilidad de irme a otros medios, pero se han dado dos cosas. Primero, para irme de la Ser no he querido, o no he podido, siempre he estado a gusto. Es la radio más importante de España, antes de entrar a trabajar ya era la radio que más me gustaba, no solo porque fuera referente, pero siempre he asociado radio con Ser.

 

- Después de tantos años viendo la radio desde el mismo punto de vista, ¿cómo diría que ha evolucionado este medio?

 

- Ha cambiado mucho, muy diferente de cuando empezábamos en esto. Es cercanía, inmediatez, no lo ha perdido, pero es cierto que ha perdido un papel mucho más preponderante. Antes tenía una fuerza tremenda y con las redes sociales e internet ha cambiado todo, por eso ha perdido protagonismo. Ahora también, pero quizá cuando llega un tío a un micrófono a contarlo, ya ha habido otro que ha puesto un tuit y ya se ha enterado todo el mundo. Se ha perdido esa fortaleza, pero sigue siendo algo que todo el mundo utiliza; para escuchar música, para informase, escuchar el partido, al ir a la cama te llevas el transistor... Eso no lo perderá nunca la radio.

 

- ¿Y cuál es el próximo paso que debe dar la radio en este sentido?

 

- Pues no lo sé, sinceramente, creo que dar el paso de expandirse a internet y que todo el mundo pueda llegar a ello es muy importante. Los podcast son fundamentales, por ejemplo, tu programa favorito ya no tienes que escucharlo en directo. Puedes ir a la página correspondiente y escuchar el contenido, el programa, la entrevista que tú quieres. Y ese es el último gran paso que ha dado la radio, el tema de los podcast.

 

 

- Pasando a algo más personal... José Ignacio Tornadijo, siempre vinculado al deporte, y más concretamente al fútbol.

 

- Sí, la verdad es que salvo en alguna etapa muy al principio me ha gustado el deporte y aquí en Valladolid tenemos un nivel alto, pese a que ahora andemos algo fastidiados, y ha habido trabajo de sobra. Siempre he estado vinculado al deporte porque es lo que siempre me ha gustado, he disfrutado con ello. He hecho otros deportes y me considero un periodista polideportivo, he hecho cuatro Juegos Olímpicos y esto te da el poso de haber entrado en contacto con otros deportes. También viene motivado porque no solo he narrado fútbol. He narrado ciclismo, tenis, balonmano... Me gusta tocar un poco todos los palos, aunque haya alguno que me guste más, ahí está el fútbol. Es el que marca la pauta, el que más se sigue. Siempre ha estado ahí pero he intentado complementarlo con otros deportes, pero tiene tanta fuerza que casi por obligación el periodista deportivo debe especializarse más en fútbol que en otras cosas.

 

- Es evidente que el periodismo deportivo ha sufrido una evolución brutal desde hace años.

 

- Sí, es tremendo, hay muchísima gente que se dedica a esto, no hay más que ver las facultades. Hay una gran cantidad de gente que estudia periodismo y muchos quieren especializarse en el deportivo y ahora hay muchísimos más medios. No tiene nada que ver con cómo estaba esto cuando empezamos, y esto es bueno, creo. Ahora hay mucha más oferta. Tienes muchas más posibilidades de leer, escuchar o ver deporte a cualquier hora.

 

- Lo malo de esto es que a veces tenemos saturación de información y de deporte, claro.

 

- Aquí hay que matizar cosas. Primero, hay que elegir. No puedes estar todo el día leyendo, viendo y comiéndotelo todo, porque es cierto que se hace mucho, pero se hace mucho bueno y malo. Al haber más abundancia, abunda más lo bueno y lo malo, todo se mezcla. Eso por un lado, y en otro tampoco se puede poner puertas al campo y a esto hay que acostumbrarnos. En todo caso, antes hablábamos del fútbol y no todo debe ser esto. España está cayendo en una cultura demasiado futbolera y se está provocando de manera interesada desde diferentes sectores en Madrid y Barcelona donde parece que solo existe eso. Yo estoy en contra de eso, considero que hay cosas que se están haciendo muy mal, no estoy nada de acuerdo. Eso no pasa en otros países. Tú agarras una portada de L'Equipe y puede darte, por ejemplo, una portada de rugby o un tío que ha batido el récord de velocidad en los 100 metros. Aquí no pasa eso, las portadas son Cristiano Ronaldo, o Del Bosque, o Casillas... Algo que particularmente me cansa y me parece que no hace justicia con lo que es el deporte.

 

- Se puede decir que el fútbol se ha endiosado a todos los niveles, ¿no?

 

- Las cosas han cambiado mucho. Recuerdo cuando yo empecé que todo era mucho más fácil. No había móviles, que aunque parezca mentira había una época en la que no había móviles, y entonces tú llamabas incluso a la casa del jugador y él te atendía, había mucha más cercanía. Tú tampoco aburrías al personaje, siempre con respeto y siguiendo unas pautas era más fácil entrevistar con un inalámbrico y no pasaba nunca nada. Es verdad que ahora hay muchos más medios y los clubes tienen que salvaguardar para que eso no sea la ley de la selva, pero creo que se han puesto unas cortapisas exageradas. Es lo que hay, yo creo que se están equivocando, no se puede mantener lo de antes, sería imposible, pero hay algunos que se pasan. Marcan unas líneas tan estrictas que están aislando el producto que ellos mismos tienen que vender.