José Antonio Arranz, de Valladolid al Ironman de Hawaii

El triatleta vallisoletano José Antonio Arranz será unos de los afortunados que viajarán hasta la isla de Kona-Kailua para enfrentarse a uno de los retos más duros de esta disciplina deportiva, el Ironman de Hawaii.

Nombre. José Antonio Arranz

 

Fecha de nacimiento. 21/01/1982

 

Lugar de nacimiento. Valladolid

 

Club. Molpesa Univest

Después de clasificarse en el Campeonato de Europa Iroman de larga distancia que se disputó en Frankfurt el pasado 6 de julio, José Antonio ya se prepara para enfrentarse a una de las competiciones más exigentes del triatlón: el Ironman de Hawaii.

 

A lo largo de los más de 140 kilómetros de recorrido, el vallisoletano competirá con más de 2.000 personas en una carrera en la que la unión de cuerpo y mente es imprescindible para lograr convertirse en un auténtico “Hombre de Hierro”.

 

Cuéntanos, ¿en qué consiste exactamente un Ironman?

 

Teóricamente nació en Hawaii, donde unos militares estadounidenses buscaban al deportista más completo, entonces inventaron las pruebas de natación, bicicleta y correr. Hay historias que dicen que es muy anterior pero no existen evidencias de que haya sido así.

 

El Ironman realmente es triatlón, primero se nada, luego bicicleta y después correr. Hay varias distancias: nadando son 3.800 metros, casi 4 kilómetros; en bicicleta son 180 kilómetros; y corriendo es una maratón, 42,2 kilómetros.

 

- ¿Cuándo decidiste dedicarte al triatlón? ¿Has renunciado a muchas cosas para conseguir llegar donde estás?

 

Yo siempre he jugado al fútbol, tuve una lesión en el tobillo y me dijeron que me tenían que operar para ver lo que tenía porque no sabían muy bien de dónde venía el dolor. Entonces durante un año dejé de correr y al año empecé con la bicicleta para hacer algo de cardio y me di cuenta de que la lesión no me dolía, así que me empecé a relacionar con gente que salía en bici y que hacía triatlón. Después comencé a nadar y más tarde a correr y como no me molestaba, comencé a hacer las distancias.

 

- De las tres disciplinas deportivas que se desarrollan en el triatlón, ¿cuál de ellas te resulta más fácil? ¿y la más difícil?

 

No sé cual de ellas me resulta más fácil, pero lo que se me da mejor es la carrera a pie. La más complicada es la natación, porque no somos nadadores, eso hay que hacerlo desde muy pequeño y la verdad que me ha costado muchísimo sacrificio empezar a nadar bien.

 

 

¿Tiene que existir un equilibrio en las tres disciplinas o basta con ser muy fuerte en alguna de ellas?

 

Tiene que haber un equilibrio entre las tres, pero lo más importante es la carrera a pie, porque es importante correr en condiciones y poder hacer una buena marca para poder estar entre los mejores. No sirve de nada si nadas y vas en bicicleta bien, si luego no corres.

 

¿Cuántas horas diarias entrenas al día?

 

Yo entreno unas 25 o 29 horas semanales. Entre semana suelo entrenar 4 horas, porque me levanto a las 05:30 de la mañana y antes de ir a trabajar hago la primera sesión que dura 1 hora y media o 2 horas, y luego cuando salgo de trabajar, a las 15:00, hago 2 horas y media o 3 horas de bicicleta, de natación o de carrera, lo voy variando. Después los fines de semana hago los entrenamientos largos que son unas 6 horas seguidas.

 

Entonces entrenas los 7 días de la semana, ¿cómo distribuyes tus entrenamientos

 

Los lunes para mí son los días suaves, son los días de “descanso activo” que dedico a la natación, como es lo que menos estrés da para las articulaciones, son para mí el día de descanso. De martes a viernes entreno de 3 horas y media a 4 horas diarias en las que alterno, por la mañana una sesión de carrera o de bicicleta, y a mediodía natación o bicicleta.

 

- ¿Qué es lo que tienes en la cabeza mientras estás entrenado?

 

- Tengo una niña, que es lo que más pienso cuando entreno, además cumple un añito esta semana. La verdad que se hace cada vez más difícil estar tantas horas fuera de casa.

 

¿Cómo compaginas la vida laboral con el entrenamiento?

 

- Entreno antes de entrar a trabajar, hago las sesiones por la mañana a las 06:00, después entro al trabajo a las 8.30 y luego cuando salgo a las 14:30 o 15:00 hago la otra sesión de natación o de bicicleta. Es bastante sacrificado porque me levanto todos los días a las 5.30 de la mañana y muchos días hasta las 6 de la tarde no acabo.

 

La competición es bastante dura, ¿alguna vez has pensado en tirar la toalla?

 

- Estás cansado y alguna vez se te pasa por la cabeza, pero la verdad que a mí me gusta mucho y me sacrifico bastante. Me gusta pero es verdad que a veces te cansas, son muchas horas y hay que ser muy fuerte, sí que hay veces que te dan ganas de dejarlo todo, pero bueno, son días.

 

Qué consideras qué es más importante a la hora de afrontar un Ironman, ¿la condición mental o la condición física?

 

- Las dos cosas, pero es mas importante la condición mental para poder desarrollar la condición física porque sino eres capaz de tener un sacrificio de esas horas de entrenamiento todos los días es muy difícil que te clasifiques para Hawaii, por ejemplo. Puedes acabar un Ironman, pero si no lo tienes en la cabeza, es difícil terminarlo en los primeros puestos.

 

¿Cómo te preparas para afrontar el IronMan de Hawaii?

 

- Pues tengo pensado prepararme lo mejor que pueda, porque acabo de terminar el Ironman de Frankfurt y la verdad que no tengo mucho tiempo, porque es en octubre y la preparación de un Ironman, aunque yo ya tengo la base de este Ironman, son 6 o 7 meses de entrenamiento fuerte. Entonces después de un Ironman y del sacrificio esa carrera, tardo alrededor de un mes en recuperarme completamente.

 

¿El triatlón es un deporte que está conociéndose?

 

- Sí, es un deporte que ahora mismo está de moda, antes lo hacía muy poca gente. Yo cuando empecé lo hacía bastante gente, pero no tanta como ahora, que es una salvajada. Hay a gente que no le gusta, pero como está de moda lo hace. Se hablaba de cifras y se cree que a aumentado 70% u 80 % la inscripción de clubes en España, ha sido una bestialidad en dos o tres años, ha pasado de haber 4 o 5 equipos a existir cientos.

 

- Después de realizar el Ironman de Hawai, ¿cuáles son tus propósitos, tus próximos objetivos?

 

- En principio descansar un poquito, yo creo que me lo merezco y luego seguir haciendo Ironmans, es lo que me gusta y es mi vida, que gira en torno al Ironman y al deporte, lo compagino bastante bien aunque es sacrificado. Y como objetivos, me gustaría bajar mis marcas y tal vez volver a Hawaii, por qué no.

 

- ¿Cuáles han sido tus resultados más destacados?

 

- El Ironman funciona por grupos de edad, realmente en la general compites con bastantes profesionales y gente de todo tipo. Los grupos del Ironman van por edades, por ejemplo yo compito de 30 a 35 porque tengo 32 años. Luego hay otros grupos que van de los 36 a los 39, de 40 a 44, etc. Entonces en cada grupo de edad salen unas determinadas plazas para poder ir a Hawaii. Los grupos más fuertes son los de 30 a 35 y los de 36 a 39, porque recogen los mejores tiempos, los formamos personas que estamos en plenitud física y es donde se hacer las mejores marcas. Por ejemplo en Frankfurt, había alrededor de unas 3.000 personas y quedé el número 65 de la categoría general, y después quedé el 10 de mi grupo de edad, que me dio la plaza para ir a Hawaii.

 

- ¿Hay alguna anécdota que te haya ocurrido durante la realización de alguna de las pruebas?

 

Sobre el Ironman de Frankfurt hay una pequeña historia… parecía que no era mi día: no me sentó bien el desayuno, vomité en el agua y perdí tres minutos. Luego tuve una caída con la bici en mitad del circuito, pero nunca me vine abajo, además mi familia me esperaba en la meta y nunca perdí la esperanza de clasificarme. ¡Y mira, un día que parecía malo acabo siendo el mejor posible!

 

 

- ¿Qué consejo darías a aquellas personas que estén pensando en hacer un triatlón?

 

Sobre todo tener constancia, eso es el punto fuerte de cualquier triatleta que quiera terminar una prueba. Entrenar todo lo máximo posible dentro del trabajo y las posibilidades de cada uno, pero ser muy constante, no se puede entrenar un día y estar tres sin entrenar.