Jornadas informativas sobre nuevos modelos de memorias dirigidas a gestores de residuos de Valladolid

Más de 87 gestores de residuos peligrosos y no peligrosos de la provincia de Valladolid han participado este jueves en la jornada informativa convocada por la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León para dar a conocer los nuevos modelos de memorias de gestión de residuos que deben elaborar anualmente.

   

Esta memoria sirve de base para la elaboración del Plan Integral de Residuos de Castilla y León (Pircyl), en aplicación de la Ley de residuos y suelos contaminados, según han informado a Europa Press fuentes del Gobierno autonómico.

 

La jornada, inaugurada por el delegado territorial, Pablo Trillo, se ha dirigido a los responsables y técnicos, a los que se les ha facilitado información sobre la "correcta" cumplimentación de las memorias y los criterios generales y comunes en la codificación de los residuos para "facilitar" el control de la gestión y producción de los residuos y la labor de los gestores.

 

El delegado de la Junta ha señalado a los participantes que compaginan el desarrollo con el "adecuado mantenimiento" del entorno ambiental es uno de los "mayores problemas y retos" que afronta la sociedad moderna y que ello pasa por "dar respuesta" a los impactos que ejercen sobre el medio los residuos generados por el conjunto de sus actividades.

 

En este sentido, ha afirmado que para lograr un desarrollo sostenible es preciso "efectuar una adecuada gestión de los recursos", que "minimice" la generación de residuos y "permita un adecuado crecimiento" de la actividad económica.

 

Los datos aportados por los productores y gestores de residuos en sus declaraciones y memorias sirven de base para la confección del Plan Integral de Residuos de Castilla y León (Pircyl), elaborado por la Dirección General de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, en conformidad con lo dispuesto en la Ley de Residuos y Suelos Contaminados.

 

Según las mismas fuentes, se trata de un instrumento "eficaz" para impulsar el logro de los objetivos ecológicos establecidos en la legislación, e incluye a todos los residuos en general: domésticos, comerciales y asimilados, industriales y los residuos regulados por legislación específica.