Jiménez (Zaragoza): "El Zaragoza se merece estar en Primera por su afición"

El entrenador del Real Zaragoza, Manolo Jiménez, ha reconocido la delicada situación en la que se encuentra el equipo, achacándolo a la irregularidad mostrada durante toda la Liga, a pesar de que la afición se merece un equipo en Primera División.



MADRID, 31 (EUROPA PRESS)



"Si alguien se merece estar en Primera es el Zaragoza por su afición. Las personas estamos de paso pero la que está fiel un día sí y otro también es la afición. Cada uno con su conciencia. ¿La mía? Tranquila porque me voy a matar para que mañana este equipo consiga la salvación", comentó.

"Estamos ahí porque hemos sido irregulares. No podemos ser muy buenos pasando casi por encima del Madrid y luego dar la imagen que dimos contra el Betis. Hemos sido tremendamente irregulares y estamos pagando eso. Un partido de todos los que lo hemos hecho mal nos daría casi la salvación, pero las circunstancias han sido así. Tenemos que ser honestos y valientes y darlo todo por este escudo, que algunos llevan por sentimiento y otros por profesionalidad, y sacar lo mejor de nosotros. Intentaremos ganar ante un equipo que es mejor que nosotros", añadió el entrenador andaluz.

Además, Jiménez destacó la importancia de luchar todos en el mismo sentido, sin buscar culpables antes de tiempo. "Son muchas emociones durante el día y mucho trabajado. Habrá que hacer reflexión y analizar por qué pasan las cosas que están pasando. La reflexión podría ser que aquí estamos pensando en manifestaciones y Celta y Depor están pensando en la salvación. Tenemos que remar todos en la misma dirección. El Zaragoza está a punto de irse a Segunda División y tenemos que intentar que eso no pase", comentó.

"Si bajamos, el Zaragoza no se merece un propietario, ni un entrenador, ni unos jugadores, ni una prensa como la que tiene. No estamos ninguno a la altura de la afición. La afición es soberana porque es la que paga por defender sus sentimientos. Tienen razón siempre", dijo el ex técnico sevillista.

Sobre los jugadores, Jiménez reconoció que algunos fichajes han rendido por debajo de lo esperado. "Tenemos un plantilla como nunca, impresionante. Pero nos han faltado esos tres o cuatro jugadores que marcan la diferencia. Y no se han hecho porque no se ha podido y nos hemos tenido que gastar el dinero en 15 jugadores de perfil medio-bajo. Pero con grandes aciertos que nos darán alegrías en el futuro. El problema es que otros no han dado el nivel que se esperaba de ellos", explicó.

También quiso insistir en la falta de regularidad del equipo, aclarando que haber sacado algún partido de los que dejaron escapar les tendría en mejor posición. "Hemos tirado la salvación en 11 minutos, en los diez últimos contra el Athletic y el primero contra el Betis. Nos ha faltado mucha profesionalidad en el aspecto del manejo de partidos", lamentó Jiménez.

"En la primera vuelta había ocho o nueve equipos peores que nosotros. Había equipos con más nombres que nosotros, pero yo trabajo con hombres. Si ganamos mañana y pinchan el Depor y Celta, es que nos hemos merecido la salvación", indicó.

"El año pasado sacamos 33 puntos cuando solo teníamos diez. Jugamos las últimas diez jornadas contra equipos que se jugaban todo y se tildó como un milagro. Eso fue gracias a un grandísimo trabajo de la plantilla, gracias a la afición que se volcó, gracias a unos medios que nos apoyaron y gracias a Dios que nos ayuda, porque yo creo en Dios. Este año no estamos teniendo toda esa suerte y estamos en una situación más peligrosa que la del año pasado. Y espero un milagro porque reitero que creo en Dios", dijo el técnico del equipo maño.

Asimismo, Jiménez comentó que será difícil no saber lo que pasa en otros campos, pero el equipo tiene que estar centrado en ganar. "Va a ser complicado porque el mismo sentir de la gente cuando haya un gol te dice a favor de quién ha sido. Pero hay que intentar abstraerse de todo lo que te puede afectar negativamente y tener claro que tenemos que ganar. Pero en el fútbol todos sabemos que se puede perder, pero vamos a intentar ganar. Lo que no se puede es perder como contra el Betis. Ojalá mañana estemos en esta sala de prensa celebrando", afirmó.

"Todos los pájaros comen trigo y la fama siempre es del gorrión. Para los charlatanes que tanto saben de todo esto y que son incapaces de poner sus nombre, que den los nombres, que lo digan abiertamente. ¿A qué temen? Al que haga una jugada de esas que le pillen y que lo pague. En una vuelta yo hice 33 puntos contra rivales que se jugaban algo. Para llegar al último partido que nuestro rival no se jugaba nada tuvimos que sacar 30 puntos. Y todo a base de trabajar, que es lo que sé hacer en mi vida, trabajar", zanjó Jiménez respecto a la polémica surgida por las presuntas compras de partidos.

"ES LA FINAL, NOS JUGAMOS LAS POCAS OPCIONES QUE TENEMOS".

"El Real Zaragoza es un club muy grande y esta ciudad también, y yo no tendré ninguna queja nunca sobre el trato recibido. Pero este club podía ser más grande de lo que fue. Si esta ciudad tuviera dos equipos en Primera, ésto sería la Guerra Civil. Todos tendríamos que aunar esfuerzos y dejar de jugar con fuego porque al final nos vamos a quemar. Si hay problemas económicos habrá que buscar soluciones pero Zaragoza se merece un equipo en Primera División", comentó.

Por otro lado, el sevillano dejó en el aire su continuidad. "Ni tengo segura la continuidad si nos quedamos en Primera, ni tengo claro que me voy si nos vamos a Segunda. Haré lo que sea mejor para el Zaragoza. Gracias a Dios mis espaldas están cubiertas y no estoy en el fútbol sólo por dinero", dijo.

Por último, Jiménez habló sobre los jugadores lesionados, aclarando que ninguno de ellos se ha borrado para el final. "Roberto tiene una lesión desde el día del Betis, no ha entrenado con normalidad. No podía caer al suelo porque tiene una brecha en el antebrazo con puntos. No ha entrenado hoy y no podemos arriesgar a que juegue y tener que cambiarle la primera vez que caiga al suelo si se le abr la herida profunda. Con lo que nos jugamos es una baja sensible", dijo.

"Un jugador cuando está lesionado, físicamente no puede. Un futbolista lesionado, en este caso un portero, con un brazo lesionado no puede jugar si no está al cien por cien. Es un tío que se le podrá decir que el año pasado era Dios y este año ha fallado, pues ni el año pasado era Dios ni éste ha fallado tanto como parece. Es un futbolista importante en la historia del Real Zaragoza y esperamos que el año que viene siga siendo jugador de Primera División", añadió Jiménez.

"Sapunaru entra en la convocatoria con muchas reservas. Hoy ha empezado el entrenamiento y lo hemos sacado porque sigue teniendo molestias. Mañana probará si hace buen tiempo, y si no puede jugar lo hará Fernández. Es un partido con muchas emociones y sensaciones y Sapunaru es un hombre curtido en mil batallas. Es la final, nos jugamos las pocas opciones que tenemos", concluyó.