Jesús Julio Carnero reconoce que "frustra" no poder atender algunas peticiones de los alcaldes

Recalca que "no toca hablar de candidatos" sino de atender a los ciudadanos, "cada uno en su administración".

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha reconocido que supone "una frustración" no poder atender algunas peticiones de los alcaldes de la provincia pues considera que cuando acuden a la Institución es por ser "la administración más cercana" y "porque lo necesitan".

 

El dirigente de la Institución provincial vallisoletana ha realizado balance de los últimos dos años en el cargo, al que accedió tras las Elecciones Municipales de 2011, y ha situado como principales objetivos de los menos de 24 meses que restan de mandato "el mantenimiento y reforzamiento de los servicios sociales".

 

Jesús Julio Carnero ha reflexionado sobre la importancia de la relación entre la Diputación provincial y los alcaldes de los municipios y ha reconocido que "no poder atender" algunas de las peticiones con las que llegan a la Institución "es una frustración".

 

En este sentido, ha apuntado que "en este momento" ocurre que la Diputación "tiene que denegar cosas a los alcaldes" que, en su opinión, si acuden a la Institución es "porque lo necesitan" y porque ven que es la administración más cercana. "Cuando se deniegan ayudas es porque presupuestariamente no se puede, en un momento tan crítico", ha justificado.

 

En todo caso, ha subrayado que no se arrepiente "en absoluto" de haber dado el salto a la Institución provincial, primero porque se trató de una tarea que "dispuso" el Partido Popular; y en segundo lugar porque considera "una satisfacción" haberse encontrado "con una administración que se dedica a una realidad esencial como la del desarrollo del mundo rural y de los pueblos".

 

De hecho, ha recalcado que las diputaciones "tienen su razón de ser en esa promoción del desarrollo de los pueblos" y de la gente que vive en ellos. "La experiencia está resultando muy gratificante con independencia de que todos estamos pasando una época muy dificultosa", ha matizado.

 

Por todo ello, ha considerado que el momento más "especial" de sus dos años de mandato han sido los dos días de la provincia que se han celebrado, por el "contacto entrañable con todos y cada uno los alcaldes de la provincia".

 

En lo referente a los menos de dos años que faltan para concluir el mandato provincial, Jesús Julio Carnero ha insistido en que "no toca" hablar de candidatos ni a la Presidencia de la Diputación ni al Ayuntamiento de Valladolid. "Ahora lo que toca es que trabajemos por los ciudadanos desde las distintas instituciones en la responsabilidades que a cada uno le corresponden. En mi caso y en el del conjunto de diputados, por la provincia y sus ciudadanos", ha apostillado.

 

Carnero ha recordado que el compromiso del "Pacto de Legislatura" alcanzado recientemente con los grupos políticos de la Diputación para, entre otros asuntos, "el mantenimiento y reforzamiento de los servicios sociales", será "una de las grandes piedras angulares" de la Institución provincial y de los dos presupuestos que se aprobarán antes de las próximas Elecciones.

 

LAS RESIDENCIAS "DEBERÍAN" SER COMPETENCIA AUTONÓMICA

 

Por ello, ha garantizado la asistencia a las personas dependientes en los pueblos y en la provincia en general, si bien ha considerado que "dentro de la idea de evitar duplicidades", las residencias de mayores de las que es titular la Institución provincial, como la de Doctor Villacián en Valladolid capital, deberían ser gestionadas por la Administración autonómica. "Mientras tanto nuestro deber y obligación es atenderlas", ha subrayado.

 

También se ha referido a la percepción actual de la clase política, en "un momento complicado" para trabajar en ella, pero una actividad "en la que hay que estar" y que "tiene mucho que ver con la vocación, que se tiene desde muy pequeñito". Carnero ha definido la política como "una actividad noble" que desarrollan "día a día de forma honrada y honrosa miles y miles de políticos", si bien algunos no actúan así. Para esos casos, ha recalcado, "están los mecanismos de la Justicia".

 

Así, ha añadido que "la obligación de la diputación es garantizar que la calidad de vida en los pueblos sea equiparable a la que se puede tener en Valladolid capital", por lo que se debe trabajar en las políticas que hagan "equiparable" un lugar con otro, como las ya citadas asistencias sociales, el Plan Impulso dirigido a fomentar ayudas a autónomos y emprendedores o el Plan de Transporte que recientemente se ha puesto en marcha.

 

"No es algo cuantitativo, sino cualitativo, porque a nadie se le puede obligar a vivir en algún sitio", ha añadido, antes de apostar por facilitar los medios para que "sea igual la calidad de vida en un sitio que en otro" mediante dos apartados como la comunicación convencional y las nuevas tecnologías para que, por ejemplo, "cualquier ciudadano pueda utilizar un 'smartphone' igual en todos los territorios".

 

"IRME DE LA PROVINCIA, EN ÚLTIMO LUGAR"

 

Jesús Julio Carnero también ha querido lanzar un consejo a los jóvenes vallisoletanos ante la situación del mercado laboral. Así, ha apostado por buscar primero una "buenísima" formación, académica, cultural y en idiomas. Y, a partir de ello, si el emprendimiento permite posibilidades, acudiría a él.

 

"Es una buena salida para un joven, porque con las Nuevas Tecnologías se puede emprender dentro del territorio o hacia fuera", ha añadido para situar como ejemplo a empresas del sector agroalimentario y vitivinícola de la provincia que "venden mucho en el extranjero". Pero, en el caso de que no se encuentren nichos en los que emprender, ha reconocido que si fuera joven y tuviera que irse de la provincia lo haría, pero "en último lugar".