Jennifer Lawrence repite como imagen de Dior

JENNIFER LAWRENCE PARA DIOR

Descarada, pero tremendamente elegante, Jennifer Lawrence es la actriz mimada de Hollywood. 

Actores, directores, la crítica y espectadores la admiran y la industria de la moda tampoco ha podido resistirse a sus encantos, por eso Dior la fichó como embajadora en 2012 aunque no se estrenó hasta marzo 2013, y esta temporada lo ha vuelto a hacer.


Jennifer Lawrence presta su imagen a la maison en la nueva campaña Primavera-Verano 2016 de Dior, que ha inmortalizado Mario Sorrenti.

En las imagénes, la actriz aparece en un apartamento parisino decorado con carpintería blanca, parquet de madera de roble y una chimenea de mármol.

La relación entre Dior y Jennifer Lawrence parece indestructible. Desde que en 2013 Raf Simons puso los ojos en ella por ser un "poderoso retrato emocional a la hora de desarrollar personajes complejos. Su juventud y belleza clásica pero también su fortaleza femenina y la complejidad que aparenta a tan corta edad son para mí absolutamente únicas y atractivas".

Uno de los grandes encantos de la actriz es su personalidad. No tiene pelos en la lengua y no se corta en decir todo lo que piensa. De hecho, ha criticado la dictadura de la perfección que se vive en Hollywood. "Jamás voy a matarme de hambre para un papel. Y no quiero que las niñas pequeñas piense "oh, quiero ser como Katniss, así que hoy me salto la cena". Quiero tener un aspecto sano y fuerte, no delgado y malnutrido", comentó. ¿Cómo la industria de la moda no iba a caer rendida a ella?