Javier León: "Mi verdad es Valladolid"

El alcalde Valladolid salió airoso de su compromiso en el Foro Nueva Economía. Cuidó su intervención para no caer en la tentación de "dar titulares".

La intervención de Javier León de la Riva en el Foro Nueva Economía celebrado este viernes en el hotel Ritz de Madrid tenía más expectación por el turno de preguntas que por el propio discurso. Alrededor del pretexto de modelo "Smart" como concepto de ciudad, el alcalde de Valladolid habló dé todo: política, deporte, turismo, cultura o economía.

 

Se cuidó mucho Javier León de las formas para evitar aquello de convertir sus palabras en trendingnt tópic informativo o en titulares venenosos.

 

Le preguntaron al alcalde por el proyecto del Palacio de Congresos que tanto demanda para la ciudad. Reiteró que no contempla para nada ubicarlo en la Academia de Caballería y que su lugar idóneo está en unos terrenos junto al actual recinto ferial "que tiene una gran comunicación con la Plaza Mayor".

 

También salió a la palestra su condición de médico para asegurar que le ha servido como buen método de diagnóstico de cara a analizar los problemas y necesidades de la ciudad, "la más limpia de España por la concienciación de sus ciudadanos".

 

El turismo fue otro de los apartados que surgieron en el turno de preguntas para afirmar, con la ayuda de Mercedes Cantalapiedra, que supone el 9% del PIB de Valladolid y que la acción turística se basaba en los pilares del español, "en Valladolid se habla el mejor español de España", la incidencia del AVE con Madrid y la gastronomía. En este punto, Javier León recordó que Valladolid "ha pasado de la cultura del lechazo a tener un concurso de tapas y pinchos reconocido a todos los niveles".

 

Negó categóricamente que fuera una persona machista y repasó su etapa política con las responsabilidades de gobierno que acumulan mujeres en sus equipos. Habló de integración al recordar que personas discapacitadas o con síndrome de down hayan sido o sean concejales conél como alcalde y dijo que puede considerarse un verso suelto si eso significa "decir lo que uno opina", aunque matizó que mentiría si dice que coincide al 100% con los planteamientos de su partido, sí dejó claro que es "un alcalde del PP pero no para el PP".

 

No obstante, reiteró su lealtad a su partido y aseguró que nadie de la dirección del mismo le ha dicho nada en ningún sentido sobre la próxima candidatura municipal.

 

Fue una buena puesta en escena para el alcalde de Valladolid que supo afrontar el reto y dejar clara su postura con la frase que utilizó para cerrar su discurso: "Mi verdad es Valladolid"

Noticias relacionadas