Javier Iglesias: Del "esta guerra no es mía"... a alabar a Aurelio Pérez

El presidente de la Diputación de Salamanca despreció en su momento a Asaja cuando pidió su ayuda para salvar la Cámara Agraria pero luego sí alabó a Aurelio Pérez cuando la institución ya estaba muerta.

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, ha tenido un papel protagonista (en lo negativo) en la polémica que ha rodeado a la Cámara Agraria. Y es que, Iglesias ha pasado de despreciar a la Cámara Agraria en vida a alabarla en la muerte en solo unos meses.

 

De hecho, el sindicato agrario Asaja Salamanca, presidido por Luis Ángel Cabezas, se puso en contacto con la Diputación provincial la pasada primavera, manteniendo varias reuniones con dirigentes políticos “con el fin de llegar a un acuerdo que permitiera pagar las deudas de la Cámara Agraria y que el patrimonio económico sobrante llegará a los agricultores y ganaderos de Salamanca en los términos que siempre ha defendido esta organización agraria”.

 

“Se habló con la Diputación al considerar que era la institución más vinculada al mundo rural. Las conversaciones no llegaron a buen puerto, porque el presidente de la Diputación, Javier Iglesias se desmarcó afirmando que “esta guerra no es mía”. Ésas han sido las únicas conversaciones mantenidas por los responsables de Asaja con instituciones públicas de Salamanca sobre el patrimonio de la Cámara Agraria”.

 

No en vano, solo unos meses después y ya con la institución muerta, el presidente de la Diputación, Javier Iglesias sí mandó una carta pública de agradecimiento a Aurelio Pérez por su labor durante el tiempo que estuvo en la Cámara Agraria, mostrando una doble cara y dejando claro su escaso compromiso para salvar una institución y su apoyo al sector primario del que tanto presume en sus intervenciones.

Noticias relacionadas