Javier Casado ya figura como director general del Club Baloncesto Ciudad de Valladolid

Javier Casado, en una imagen durante una entrevista en Onda Cero.

Así lo refleja el organigrama del club en su página web para confirmar un secreto a voces desde el despido de Saúl Asensio, el único profesional que incorporó el presidente Hansen como "fichaje estrella". 


 

En el entorno del club denominan esta operación como 'Todo por un sueldo'. Lo cierto es que Javier Casado puede presumir de batir todos los récords de títulos autoproclamados en el Club Baloncesto Ciudad de Valladolid. Figura como secretario en el acta fundacional del mismo, con Mike Hansen como presidente y Juanjo Fernández 'Feñe' en funciones de tesorero, después se autonombró vicepresidente y, por fin, ya se ha convertido en director general. Estaba cantado, sobre todo cuando fue el ideológo del despido de Saúl Asensio con el beneplácito del presidente Hansen, que asume cada día el chaparrón de aguantar una compañía sobre la que escucha voces contrarias un día sí y otro también.

 

 

Por el momento no tiene asignado un salario. Es difícil de justificar en un club muy limitado económicamente con contratos deportivos que ni siquiera llegarían a la condición de amateur. Pero Hansen argumenta la capacidad de generar recursos de su nuevo director general, valorando más este aspecto por encima de generar problemas. Nadie de ese entorno duda que Casado convertirá en futuro esta dirección general en remunerada para sumar a sus actividades profesionales que luce con una Fundación que ya genera más de un recelo.

 

Porque con Javier Casado ha habido problemas y los habrá. Y siempre cuando hay algún condicionante económico de por medio a la hora de trabajar alguna contratación de proveedores (empresa de transporte) o marca de ropa; este año el club cambiará Hummel por Vive con una variación en la combinación del carmesí con el blanco y el negro.

 

El club se ha aferrado a la puesta en escena de Casado amparado por sus aplaudidores, aunque ese mismo entorno sabe que es una cuestión con fecha de caducidad. Como la tienen varios de las empresas colaboradoras que todavía figuran en la web con esa condición pero que no van a seguir. Y mientras, se completan los organigramas con una directiva a la que se añade al responsable del patrocinador principal y un cuerpo técnico al que el técnico Paco García repite con el segundo entrenador y, todavía sin reflejarse en la web, se unirá el preparador físico que trabajaba hasta esta temporada en el CB La Flecha.