Javi Lucas y Abdoulaye, "hombres y no nombres" para el Baloncesto Valladolid

Pape Abdoulaye, Porfi Fisac y Javi Lucas, en la presentación de los dos jugadores. JUAN POSTIGO

Porfi Fisac asegura que los dos jugadores “llegan con intención de formarse” y que ambos “se han ganado su puesto en el equipo” después de un duro verano de trabajo.

LOS DATOS:

 

Pape Abdoulaye (Malika, Senegal. 23-3-1992).

 

Pívot, 205 centímetros de altura.

 

Temporada 2013-2014, Ferrol Club Baloncesto. 21 partidos, 19'4 puntos, 7'3 rebotes.

 

Javi Lucas (Alcoi, España, 22-5-1987)

 

Ala-pívot, 208 centímetros de altura.

 

Temporada 2013-2014, Leyma Natura Basquet Coruña. 26 partidos, 7'7 puntos, 4'7 rebotes.

Javi Lucas y Pape Abdoulaye. Pape Abdoulaye y Javi Lucas. Dos jugadores a medio formar que se convierten definitivamente en parte de la primera plantilla del Baloncesto Valladolid tras muchos días trabajando a las órdenes de Porfi Fisac. Y es que si el entrenador ha decidido quedarse con ellos, es porque lo tiene claro. Eso sí, también sabe que la economía manda y que ambos están todavía por demostrar de lo que son capaces.

 

“Los dos tienen una perspectiva de futuro importante, ninguno es un jugador ya formado y ambos tienen una idea de crecer en este club”, comenzó Fisac, antes de analizar a cada uno de los dos individualmente. “Javi es más un 4 que puede ejercer de alero, pero tiene que crecer mucho en cuanto a intensidad y nivel físico. Un hombre que juega bien por encima del aro y que tiene capacidad para poder tirar. Trabaja y es duro atrás”. Más claro, agua. Ahora era el turno de Abdoulaye.

 

“Pape lleva muchos años en España y ha tenido muchas opciones. En principio iba a compartir LEB ‘A’ con el ‘B’, pero por su entrega y actitud, además de por nuestras carencias, le hacemos ficha de equipo senior y va a ser al 100% de LEB”. Justo al contrario que Lucas, el senegalés es un 3 que puede jugar de 4.

 

“Va a tener que pegarse por encima del aro, va a tener que pegarse con gente más rápida y va a trabajar con gente más alta, pero nunca nadie le debe ganar en deseo”, siguió el entrenador del Baloncesto Valladolid. “Eso busco en ellos y es lo que les pido. Quiero hombres, no nombres. No podemos tener el talento garantizado, eso cuesta dinero, pero podemos tener necesidad y deseo. En estos dos casos han puesto el máximo interés, eso os lo puedo garantizar”.

 

Efectivamente, Pape no ha cobrado en todo el verano para pasar a la primera plantilla y Lucas tuvo una primera conversación con Fisac en la que quedó claro lo que se le pedía. Y el entrenador, a ojos vista, ha considerado pertinente contar con ambos.

 

PROTAGONISTAS

 

Acto seguido fue el turno de los principales actores, primero Lucas. “Me convenció Porfi para venir porque creo que es una buena oportunidad para crecer como jugador y como equipo. Vengo aquí porque quiero seguir creciendo, pero no quiero ser uno más que viene, cobra y el año que viene a otra cosa. Creo que puedo aportar un poco de todo, taponar, asistir, rebotear, puntuar... Cada minuto debe ser para dar lo que sea”.

 

 

Y por supuesto, era un buen momento para vender alegría a la afición. “No buscamos individualidades, tenemos que ser un equipo que ilusione a la gente. Seguro que vamos a dar mucha guerra, aunque hay que ir partido a partido. Veo un grupo muy bueno, un equipo que puede correr y dar espectáculo a la afición, por eso es importante que la gente se abone, porque vamos a hacer un equipo entretenido, que va a correr, machacar y divertirse”.

 

Abdoulaye no quiso quedarse atrás. El senegalés, que quiso definirse como “un jugador más de la plantilla”, aseguró “haber elegido el club por las cosas buenas que pueden aportarle como jugador y a nivel personal”.

 

“Estoy aquí para lo que me pida el entrenador, ya sea jugar por fuera o de interior. Vine pronto a entrenar, he aprendido mucho y lo que he mejorado tengo que intentar darlo ahora”. Por ganas e ilusión de las dos nuevas incorporaciones, no será.

Noticias relacionadas