Jamones, entradas para el Madrid, coche... regalos para comprar a un funcionario municipal de Valladolid

Señalización horizontal en la Calle Duque de la Victoria. A.MINGUEZA

Un funcionario del Ayuntamiento de Valladolid recibía regalos para favorecer a la empresa adjudicataria del contrato de señalización, que se elevaba a 800.000 euros anuales. Los hechos se han trasladado a la Fiscalía.

El contrato de señalización horizontal y vertical del Ayuntamiento de Valladolid ha destapado un presunto caso de corrupción de un funcionario municipal que favorecía la contratación a una empresa, a cambio de tratos de favor como un coche de alquiler, la contratación de un hijo del trabajador municipal y otras prebendas como entradas para el Santiago Bernabeu o jamones por Navidad. Ya se ha puesto en conocimiento de la Fiscalía.

 

Así la ha desvelado el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, quien ha contestado a las críticas del Partido Popular que a su vez acusaban al actual Gobierno “tripartito” de adjudicar ilegalmente la señalización de algunas de las calles asfaltadas en verano.  En esta improvisada rueda de prensa se ha dado a conocer el trasfondo de la cuestión.

 

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha comparecido junto al teniente alcalde, Manuel Saravia, para explicar lo que apunta a un caso de corrupción tipificado posiblemente como cohecho de un funcionario municipal sobornado para favorecer la adjudicación del contrato de la señalización al grupo API.

 

La sucesión de los hechos ocurre de la siguiente manera. El nuevo equipo de Gobierno, formado tras las elecciones del pasado mes de mayo, se encuentra con el contrato de la señalización horizontal y vertical en proceso de adjudicación. El informe es favorable a la citada empresa por 800.000 euros anuales, cuando hay otras empresas que lo presupuestan, incluso, en la mitad del precio.

 

Puente decide paralizar la adjudicación y pide nuevos informes. Todos los realiza el funcionario acusado de favorecer a esta empresa a cambio de regalos, quien impide que haya otros informes que pudieran realizar terceras personas, según ha señalado Óscar Puente. El alcalde se informa de que otras ciudades como Bilbao mantienen contratos similares al de Valladolid con cantidades muy inferiores (500.000 euros).

 

Entre tanto, la empresa presuntamente favorecida despide a un trabajador quien traslada una denuncia, con fecha 11 de noviembre de 2015, en el que intenta demostrar la relación de la empresa con el técnico funcionario del Ayuntamiento de Valladolid. Dice que, desde al menos el año 2010, el técnico dispone de un vehículo de alquiler, señala un Wolkswagen Passat; además de contratar al hijo del funcionario en las diversas empresas del grupo.

 

También habla de regalos como jamones en Navidad o entradas para el Santiago Bernabeu, concretamente para disfrutar de unas semifinales de la Champions. En la denuncia también se recoge que esta empresa incluso pintaba dos veces las mismas líneas para alcanzar el cien por cien del contrato.

 

El Ayuntamiento, tras conocer las acusaciones, abre un expediente disciplinario cuyas conclusiones señalan que los hechos constituyen “indicios de criminalidad”, con lo que se traslada a la Fiscalía. En la actualidad, según han informado los máximos responsables del Ayuntamiento, el funcionario se encuentra en “estado de baja”, al parecer por razones psicológicas. No obstante, Óscar Puente ha confirmado que el funcionario no ha negado ninguno de los hechos.

 

Alcalde y teniente de alcalde han querido trasladar este nuevo caso de presunta corrupción a la opinión público en su política “de transparencia”. No obstante, confían en la práctica totalidad de los funcionarios “porque son gente honesta que trabaja muy bien”, dice Puente, quien a pesar de ello asegura que “no taparemos” ningún escándalo.