Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

“Izquierda Unida se integró en Valladolid Toma la Palabra porque hay que asumir riesgos”

Manuel Saravia, candidato al Ayuntamiento de Valladolid por la coalición de partidos formada por Equo e IU, apuesta por la obtención de siete concejales de 29 posibles en las elecciones.

EL CANDIDATO, EN CORTO

 

¿Sirve para algo la campaña electoral?

 

(Ríe). Pues fíjate, aparte de que sea algo alocado, y a pesar de que se diga que tiene un valor mínimo porque lo que no hayas hecho hasta ahora ya no lo vas a arreglar, como dicen los padres a sus hijos el día antes del examen, en este caso creo que sí va a tener importancia. Precisamente por esta incretidumbre.

 

Si no existiera su partido, ¿a quién votaría?

 

(Ríe de nuevo). ¡Esta sí que es buena! Tendría que ver los programas y estudiarlos de otra manera, porque ahora los veo en relación al nuestro.

 

¿Qué no promete en su programa electoral?

 

Resulta difícil, porque no prometemos nada que no se pueda cumplir. En todo caso, no prometemos nada que, de llegar al Gobierno, pueda defraudar al ciudadano.

 

Su quiniela electoral para los 29 concejales del Ayuntamiento.

 

Siete para PP, siete para PSOE, siete para VTLP, cuatro Sí se puede, tres Ciudadanos y uno UPyD. Vox no entra.

 

Valladolid en una palabra.

 

Es, aunque en algunas ocasiones haya quien se empeñe en que no lo parezca, una ciudad amable, digna de ser amada. Deseo que estemos orgullosos, contentos, tranquilos y que nos reconozcamos en la ciudad.

Manuel Saravia Madrigal (27-4-1953, Valladolid) tuvo que tomar hace unos meses una difícil decisión. Como máximo representante de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, tenía sobre la mesa la propuesta de fusionarse con Equo para crear una nueva coalición de partidos que intentase acabar con la hegemonía de PP y PSOE en el Consistorio en las próximas elecciones del 24 de mayo.

 

El paso adelante tuvo lugar, y así nació Valladolid Toma la Palabra. Nuevas siglas, nuevo logotipo, pero como destaca Saravia, “mismas ideas”. En convencer a los ciudadanos de esto último se lleva trabajando desde entonces. Y es que la cuenta atrás ya ha comenzado.

 



¿Cómo ha arrancado la campaña electoral?

 

Manuel Saravia: Es la segunda campaña que afronto, yo me incorporé a la política hace cuatro años y por aquel entonces esa primera me pareció bastante loca. En esta ocasión es peor todavía, porque las circunstancias son diferentes, hay más actores y más incertidumbre.

 

¿Por qué Valladolid Toma la Palabra y no Izquierda Unida?

 

M.S.: Hace casi un año, en junio del año pasado, nos juntamos varias personas de Equo, IU y demás para ver, en principio sin pretensiones electorales, la deriva de la ciudad. Algo así como ir estableciendo las bases de un programa de acción. Al final de año ya estaba bastante avanzado, tras muchas asambleas y reuniones, y se vio la conveniencia de pasar de esta ideación de programa hacia una candidatura. En IU se vio y se aprobó, de manera que se creó Valladolid Toma la Palabra. Convergen muchas ideas e intenciones, es un instrumento muy útil para el cambio de la ciudad.

 

¿Es consciente de que es arriesgado quitar las siglas de IU por las de VTLP?

 

M.S.: Sí, es arriesgado, efectivamente cambia algunos de los elementos habituales como la denominación y la composición. Hay que asumir riesgos y si se quiere avanzar y responder a la demanda, que es variable, lo ofertado también debe ser variable.

 

¿No da miedo que el votante habitual de IU no quiera votar a VTLP?

 

M.S.: Miedo no, porque estamos haciendo un esfuerzo por explicar este cambio. No sabemos hasta dónde llegará, pero estamos tratando de explicar que los concejales que estábamos en IU seguimos en VTLP, por cierto, después de unas primarias abiertas a las que se ha presentado todo el que ha querido y en las que votaron 1.200 personas. Son las primarias con más participación de toda Castilla y León.

 

La palabra no es miedo, insisto, simplemente hay que hacer un esfuerzo suplementario por explicar lo que hacemos y en el mismo día de las elecciones hacer ver en los colegios cuál es la situación. En todo caso, creemos que por ahora la cosa está calando en Valladolid.

 

 

¿Cuál sería la primera medida de Manuel Saravia como alcalde de Valladolid?

 

M.S.: Una, un gesto, y dos, una medida de acción política. Esta última es un plan contra la pobreza infantil, lo que más urge. La medida simbólica es abrir la puerta del Ayuntamiento, algo que venimos pidiendo desde hace tiempo. No tiene ningún sentido que por la puerta principal de la casa de todos solo entren el alcalde y los concejales, para que los demás vayan por una puerta lateral. Es disparatado.

 

¿Qué más destacaría de su programa electoral?

 

M.S.: Por un lado los tres campos más significativos son la acción social, la búsqueda del empleo y la transparencia, o la regeneración democrática. También es importante la idea de ciudad, cómo nos imaginamos Valladolid. Lo vemos como defensa de una ciudad que tiene en cuenta a todos sus ciudadanos y tiene en cuenta la economía del Ayuntamiento, sus actividades culturales, la consideración urbanística... Esto está todo contenido en nuestro programa. También es importante la reivindicación de la imagen de la ciudad, al final se trata de defender, reivindicar y transformar, en eso se resume todo.

 

¿A cuántos concejales aspira Valladolid Toma la Palabra?

 

M.S.: Es difícil decir un número. Lo único que se ve claro es que mayoría absoluta del PP no va a haber, de ningún grupo. En esta situación, con muchos grupos presentes en el pleno, lo fundamental va a ser la capacidad de llegar a acuerdos. Nosotros tenemos mucho de esto, de hecho la propia plataforma de VTLP es un acuerdo entre IU y Equo.

 

Usted mismo reconoce que habrá nuevos actores en el Ayuntamiento. ¿Cómo ve a Podemos, que se presenta como Sí se puede junto a Ganemos, y a Ciudadanos?

 

M.S.: Los veo con buenas intenciones, aunque se nota una falta de experiencia en Sí se puede. En cuanto a Ciudadanos, ni siquiera conocemos el programa todavía. De algunos encuentros que hemos tenido por ahora se han presentado programas nacionales, que no es lo mismo, claro.

 

¿Y la posibilidad de pactar, con quién?

 

M.S.: Vemos dos cuestiones, una la argumental y otra de contenido. Es importante que ellos sean concretos, esto que comento de que no se pueden hablar de cuestiones nacionales movidas a local. Hay que concretar y cuantificar.