IU Valladolid propone abrir espacios públicos y extender los programas juveniles para involucrar a adolescentes

Manuel Saravia, María Sánchez y Alberto Bustos, los tres concejales de IU Valladolid. TRIBUNA

Entre las medias que contempla el Grupo figura la puesta en marcha de un "ambicioso" plan de fomento de la participación en los centros de Educación Primaria y Secundaria.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida en Valladolid ha propuesto al Ayuntamiento una serie de medidas con el objetivo de otorgar más protagonismo social a los niños y adolescentes, lo que posibilitaría su participación "en los asuntos que les afectan".

 

Entre las medias que contempla el Grupo figura la puesta en marcha de un "ambicioso" plan de fomento de la participación en los centros de Educación Primaria y Secundaria, en el que también colaboraría el movimiento asociativo juvenil de Valladolid.

 

Asimismo, la iniciativa incluye la apertura de patios y aulas de los colegios, instalaciones deportivas, bibliotecas y centros cívicos durante el fin de semana, y la extensión de diferentes programas de ocio infantil y juvenil ('VallaTarde', 'VallaNoche', 'Menudo Fin de Semana' y 'Oh-Cio'), del tal forma que lleguen al menos a diez barrios de diferentes zonas de la ciudad y que se desarrollen durante todo el año y "no sólo durante algunos meses".

 

Además, un incremento cifrado en un 20 por ciento en las subvenciones a las asociaciones juveniles y al convenio con el Consejo Local de la Juventud y la habilitación de parques de juegos, adaptados a las necesidades de los pre-adolescentes y adolescentes de doce a 16 años, informaron a Europa Press fuentes de IU.      

 

IU ha señalado que en estos momentos de "dificultades" económicas, laborales y sociales, la infancia y la adolescencia "necesitan ver reforzada su presencia social y su autoestima". "Necesitan empoderarse y no sentir que se ven abocados a ser una generación perdida", ha puntualizado.

 

IU ha manifestado que, "más allá" de intenciones loables o de declaraciones políticas favorables a los derechos de la infancia, el compromiso ha de verse en acciones "concretas y medibles".