IU solicita una revisión del expediente de ruina del San Juan de la Cruz al haber en juego un millón de euros

En tal recurso se pedirá que se revisen "pormenorizadamente" los cálculos efectuados ya que se encuentra en juego más de un millón de euros que, en su caso, debería abonar la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) al Ayuntamiento.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida en Valladolid, a la vista del expediente de ruina del antiguo colegio San Juan de la Cruz, presentará mañana un recurso de reposición frente al acuerdo de declaración de ruina que aprobó la Junta de Gobierno municipal del viernes último.

  

En tal recurso se pedirá que se revisen "pormenorizadamente" los cálculos efectuados ya que se encuentra en juego más de un millón de euros que, en su caso, debería abonar la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) al Ayuntamiento.

  

Según consta en un comunicado emitido por el Grupo y recogido por Europa Press, del desarrollo del expediente se desprende que se desautoriza "por completo" el proceder de la TGSS, no asumiendo "en absoluto" ni su forma de plantear ni la metodología que emplea.

  

Por otro lado, las valoraciones que se hacen en el expediente llevan a una solución "por los pelos". En este caso, según IU, se obtiene un valor de las obras necesarias para mantener el edificio en condiciones de seguridad, salubridad y ornato que suponen el 56 por ciento del valor que se calcula que costaría el edificio si se construyese de nuevo, cuando el límite para que no constituyese ruina está en el 50.

  

Por ello IU considera que deberían concretarse mucho más cuáles son esas supuestas obras necesarias, al tiempo que ha incidido en la posibilidad de que la TGSS esté "hurtando" un millón de euros al Ayuntamiento.

  

Pues si el edificio "no está en ruina", según ha señalado el Grupo, en las valoraciones que se hicieron para la permuta, donde las diferencias que se dieron entre este suelo y el de Valle de Arán eran "mínimas", ahora habría que considerar también el valor de la construcción.

  

"Es absolutamente inadmisible el comportamiento que están teniendo ambas administraciones en este inmueble, ofreciendo una imagen de pésimos propietarios de edificios y dando a entender que ante la duda lo mejor es cortar por lo sano y cargarse el edificio", concluye.