IU rechaza la actitud "camorrista" de De la Riva en la manifestación de Pingüinos por instar "al enfrentamiento"

El concejal de Valladolid Toma la Palabra, Alberto Bustos, en primer término, con María Sánchez y Manuel Saravia de fondo. BORIS GARCÍA

Izquierda Unida considera que las palabras del regidor al término de la manifestación en apoyo a la concentración son "una incitación a la bronca" entre colectivos y asociaciones.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Valladolid ha rechazado la actitud "camorrista" del alcalde, Francisco Javier León de la Riva, por instar, a su juicio, al "enfrentamiento" entre asociaciones ciudadanas para "eludir su responsabilidad" sobre la suspensión de la concentración motera Pingüinos.

 

En un comunicado remitido a Europa Press, IU considera que las palabras del regidor al término de la manifestación celebrada el sábado en apoyo a la concentración y en las que retaba a los ecologistas a acusar "a la cara" a los moteros de "tronchar pinos" en el pinar, son "una incitación a la bronca" entre colectivos y asociaciones ciudadanas que defienden "valores positivos".

 

"Una incitación al enfrentamiento en lugar de promover el acuerdo y la comprensión mutua. Una actitud pendenciera y provocadora absolutamente impropia de quien ostenta la máxima autoridad de la ciudad", ha añadido.

 

Asimismo, el Grupo ha advertido de que "es evidente" que los responsables de la "pésima gestión" para determinar un espacio adecuado "y legal" a la concentración "no hay que buscarlos fuera del equipo de gobierno municipal".

 

"Aun sabiendo desde hace cinco años que había que buscar un emplazamiento legal, todavía en marzo de 2014 el alcalde se manifestó en Puente Duero para mantener el mismo lugar de los años anteriores, reiteradamente declarado ilegal por los tribunales y ni siquiera este año el equipo de gobierno ha sido capaz de gestionar un nuevo emplazamiento que cumpla con la legalidad y que disponga de los servicios necesarios", ha subrayado.

 

En este sentido, ha insistido en que las obras para acondicionar la parcela de la antigua Hípica militar "ni siquiera han sido contratadas y tienen un plazo de ejecución de 90 días", lo que "hace imposible que pudieran estar realizadas en los primeros días de enero".