IU propone la realización de "obras urgentes" en el ámbito norte del soterramiento en Valladolid

Se trata de un primer grupo de medidas que forman parte de una moción, que se debatirá en el Pleno del próximo martes 3 de junio de 2014.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Valladolid ha reclamado información "clara y completa" sobre la situación económica del proyecto de soterramiento del ferrocarril y ha pedido la realización, en el plazo "más breve posible", de una serie de actuaciones indicadas en los barrios Belén, Pilarica y Los Santos-Pilarica.

 

Se trata de un primer grupo de medidas que forman parte de una moción, que se debatirá en el Pleno del próximo martes 3 de junio de 2014, y que afectan a los barrios del norte de la ciudad, según han informado a Europa Press fuentes del Grupo. Más adelante, en sucesivos plenos, se plantearán propuestas similares en las zonas centro y sur del ámbito del soterramiento.

 

Concretamente, en el norte del ámbito del Plan Rogers (Belén, Pilarica, Los Santos-Pilarica), se plantean una serie de obras relacionadas con el mal estado del paso al apeadero de la Universidad, las áreas peatonales de la rotonda próxima, la mejora de la calle de la Seo, las instalaciones de gas de las traseras a la vía en Belén, las áreas peatonales y ciclistas en el entorno de Pilarica, un paso sobre las vías a la altura del Aviador Gómez del Barco y las garantías de continuidad del paso a nivel de Rafael Cano.

 

La coalición ha repasado las distintas cifras que se han manejado en los proyectos de soterramiento, como el Plan Rogers, que fue redactado en 2007 y aprobado en 2010, cuyo coste de "1.065 millones de euros" preveía financiarse "con las plusvalías inmobiliarias" y las modificaciones del programa planteado para llevarlo a cabo.

 

En principio, según ha criticado IU, "se habló de cinco etapas" que se habrían iniciado en 2008. "Según el primer cronograma, en 2014 ya estaría funcionando el ferrocarril soterrado, se habría construido el nuevo barrio de Argales y se estaría completando la urbanización del Área de Nueva Centralidad en los antiguos Talleres y en 2018 se habrían concluido todos los trabajos", han recordado.

 

RETRASOS

 

Sin embargo, este programa inicial "sufrió importantes cambios" y "ya era evidente el retraso cuando el 30 de junio de 2011 el alcalde, Francisco Javier León de la Riva, expuso el estado de los trabajos al Consejo Social de la Ciudad y asociaciones vecinales, cuando informó, no obstante, de que "a finales de 2012" los nuevos talleres ya "estarían operativos".

 

El 9 de enero de 2012 el Consejo Social abordó nuevamente el estado del soterramiento y se apuntó que el traslado de los talleres "culminaría ese año 2012", si bien "había ya muchas dudas sobre el desarrollo de las fases siguientes". El 19 de febrero de 2013 se produjo una nueva explicación del alcalde al Consejo Social en la que se indicó que en 2013 podrían entrar en funcionamiento los nuevos talleres.

 

Se confirmó que "se había reprogramado por el Ministerio de Fomento para 2014 y 2015 la ejecución y conclusión del desvío de mercancías" y que se había adquirido el "compromiso de ejecutar previamente un ramal de conexión" con Renault para liberar así los terrenos de Ariza. A pesar de ello, IU ha lamentado que en 2014 no haya habido, hasta la fecha, ningún nuevo informe al Consejo sobre esta cuestión.

 

Para la formación, todos estos cambios y modificaciones de plazos han sido consecuencia de que las circunstancias económicas y sociales. Frente a esto, ha señalado que entre los riesgos derivados del posible fiasco de la operación acaben implicando al Ayuntamiento, que al no adaptarse la propuesta inicial a la realidad actual se mantiene toda la operación "en un limbo de irrealidad que sólo puede hacer daño" y que "con la excusa del futuro soterramiento no se hace nada para mejorar la calidad de vida de los barrios del entorno".

 

Por ello, el Grupo Municipal de Izquierda Unida ha reclamado algunas "actuaciones necesarias" que pueden "realizarse inmediatamente" y que atienden a demandas "largamente planteadas por el vecindario de cada zona". Dichas actuaciones pueden, a juicio de IU, ser "compatibles" con el proyecto de soterramiento.