IU propone concentrar las competencias de Cultura y Educación en un sólo área, sin Comercio y Turismo

María Sánchez y Manuel Saravia, de IU Valladolid. BORIS GARCÍA

Izquierda Unida basa su concepto de área de Cultura en tres ideas claves como la vinculación a Educación, la estructuración por temas y la racionalización del programa de actividades mediante un Plan General de Cultura.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida de Valladolid ha presentado este viernes su propuesta de reorganización del Área de Cultura en el Ayuntamiento de la capital, vinculada a la Educación y sin nada que ver con las materias de Comercio y Turismo, que quedarían englobadas en otra sección junto con competencias de desarrollo económico y empleo.

  

IU ha presentado este viernes en rueda de prensa la propuesta de reorganización general del Área de Cultura municipal, que se llevó ayer como moción a la Junta de Portavoces para ser debatida en el Pleno municipal del próximo martes, pero que no se admitió por considerar que había exceso de asuntos y que debía respetarse la proporcionalidad por el número de concejales.

  

Al no poder ser debatida en el Pleno, se ha enviado este viernes a la Comisión de Cultura, Bienestar Social y Participación, para su análisis, mientras que el portavoz del Grupo de IU, Manuel Saravia, ha apuntado que si se mantiene la estructura del partido para las próximas Elecciones Municipales, se incluirá la propuesta en el Programa Electoral.

  

Izquierda Unida basa su concepto de área de Cultura en tres ideas claves como la vinculación a Educación, la estructuración por temas y la racionalización del programa de actividades mediante un Plan General de Cultura.

  

Resulta necesario para el Grupo desvincular la cultura del turismo y el comercio, y vincularla con educación. Una recomposición que "tiene ventajas y evita algunos importantes inconvenientes", pues primaría la cultura real de la ciudadanía y la visión general de los valores ciudadanos, al tiempo que se podría mejorar la acción económica en su propio contexto, potenciando conexiones y "evitando recelos, como los derivados del excesivo apoyo a determinados sectores".

  

La propuesta de reorganización, a juicio de IU, debe contar con los recursos de personal, medios, equipamiento y presupuesto actuales, "sin incremento alguno".

  

Así, el nuevo área de Educación, Deporte y Cultura se configuraría con un concejal delegado, y una Comisión específica "con competencias decisorias y de control, además de las propiamente informativas". Además, se crearía también un Consejo de Cultura, con participación de entidades externas y personas relevantes, pues han recordado que no existe un órgano de este tipo en lo relacionado con esta materia, como ocurre, por ejemplo, con la Acción Social.

  

Se constituiría un equipo gestor de cultura con un director del área -máximo responsable dentro de la estructura ejecutiva-, y una mesa de coordinación, con 14 secciones: 5 de educación y deporte; y 9 de cultura, según el esquema siguiente. Estos departamentos unificarían acciones que actualmente se desarrollan "desde cualquier lugar", como por ejemplo los conciertos musicales.

  

El área participaría, además, en el Centro de montajes e infraestructuras (montajes de calle y escénicos, no sólo de Cultura); el Centro municipal de Diseño gráfico, publicaciones, imprenta y publicidad; un Centro de estudios; y el de control económico y jurídico.

VISIÓN GLOBAL

  

En cualquier caso creen "imprescindible" elaborar un plan general de la acción cultural de la ciudad, algo que existe en "muchas grandes ciudades", por lo que "no hay razón alguna para que aquí se actúe a la ocasión o según inercias, sin pensar y debatir racionalmente posibles mejoras en función de unos objetivos determinados".

  

Entienden que "lo primero tendría que ser establecer con claridad los objetivos que se persiguen con la acción cultural" pues consideran que se ha dicho que la política cultural "suele tener un enorme déficit de objetivación que ha de cubrirse con urgencia".

  

Así, se buscarían objetivos explícitos, con análisis de su cumplimiento en la actualidad, medios disponibles y posibilidades de acción a corto, medio y largo plazo, según análisis realistas. Contaría, asimismo, con un programa general de actividades, en el que "al menos se debería incrementar con alguna actividad de ciudad relevante, conforme a los objetivos planteados".

  

Este plan debería atender a las propuestas culturales de la Junta de Castilla y León en la ciudad, "con visión también de lo previsto en los municipios del alfoz, ya que Valladolid ha formado la Comunidad Urbana, y buscaría "las mejores propuestas". En este sentido, han recordado que, por ejemplo, se "ha negado al Patronato del Teatro Calderón la posibilidad de retransmitir óperas estableciendo acuerdos con teatros europeos o americanos".

MAL FUNCIONAMIENTO

  

En estos momentos, ha recordado Izquierda Unida, el funcionamiento del Área de Cultura "deja mucho que desear" con problemas como el "despilfarro de recursos, con espacios infrautilizados, proyectos muy costosos a medio hacer, como los Talleres del Pinar"; "disfuncionalidades de desorden, repeticiones, ausencias y caos organizativo; "públicos desatendidos como los jóvenes y adolescentes"; la "ausencia de cualquier debate y de toda autocrítica sobre organización del área", "enorme carga de inercias, reparto discrecional de dinero, ayudas y subvenciones con el favorecimiento de determinados intereses".

  

De hecho, han asegurado que el propio Partido Popular "llevaba en su programa" un replanteamiento del Área de Cultura, sin embargo, consideran que "es tan escasa la capacidad de gestión y tantos los reinos de taifas", que hasta ahora el equipo de Gobierno "ha sido incapaces de llevar a efecto no solo la reorganización general, sino ni siquiera una mínima racionalización de su funcionamiento".