IU presentará en el Pleno de la Diputación de Valladolid una proposición en defensa del servicio de Correos

En la proposición, además de reclamar una regulación del mercado que no recorte el denominado Plan de Prestación del Servicio Postal Universal, también se demanda garantizar que se reciba el reparto de correspondencia cinco días a la semana.

El Grupo de Izquierda Unida en la Diputación de Valladolid presentará una proposición al próximo Pleno de la Institución, que se celebra este viernes, en la que plantea solicitar al Gobierno de España que "defina una posición de Estado que exprese sin ambigüedad su defensa del servicio postal público y sus compromisos con el futuro de Correos como empresa puntera del sector público".

 

En la proposición, además de reclamar una regulación del mercado que no recorte el denominado Plan de Prestación del Servicio Postal Universal, también se demanda garantizar que se reciba el reparto de correspondencia cinco días a la semana, instar al Gobierno a promover un acuerdo laboral para garantizar la estabilidad de los 55.000 trabajadores del operador y solicita que mantenga los compromisos de financiación para la prestación de los servicios postales a todos los ciudadanos expresados y aprobados en sede del Parlamento español.

 

Según Izquierda Unida, el "estrechamiento de márgenes económicos y empresariales" que sufre el operador de correos, conlleva un coste social "muy alto" a nivel general, ya que apunta que se han suprimido 8.000 puestos en los últimos años, mientras que "miles de barrios" y "cientos de zonas rurales" están sin reparto, con "más de 16 millones de ciudadanos de pequeñas y medianas poblaciones afectadas".

 

En la provincia de Valladolid, en concreto, el ajuste ha significado la supresión de 87 puestos "sólo en los dos últimos años", con localidades sin reparto regular y "más de 500.000 ciudadanos y ciudadanas afectados por la perdida o debilitamiento del servicio postal".

 

De hecho, apuntan que se ha reducido un 10 por ciento el número de kilómetros de reparto concertado y en un 70 por ciento la contratación de nuevos empleados, además de que consideran que se "abusa" de la contratación parcial.

 

Asimismo, advierten de que la viabilidad empresarial de Correos puede verse "afectada a medio plazo" y con ello el trabajo de los 619 empleados que trabajan en Valladolid -57 de ellos a tiempo parcial-.

 

En definitiva, consideran que "de no darse un posicionamiento firme del Gobierno en pos del impulso del Plan de desarrollo empresarial de Acción de Correos, se podría poner en peligro la figura del cartero y de los servicios postales a la ciudadanía", y "tal y como han anunciado las organizaciones sindicales hay un claro riesgo de conflictividad laboral y social".