IU pide una revisión de la fiscalidad municipal y acusa al equipo de Gobierno de "afán electoralista"

De izquierda a derecha, Albertos Bustos, María Sánchez y Manuel Saravia, de IU Valladolid. JUAN POSTIGO

Desde el Grupo Municipal culpan al partido de León de la Riva de "solo querer debatir cinco de las diecinueve enmiendas" del Plan Fiscal y proponen cinco puntos para "mejorarlo".

Un mes después de que el Ayuntamiento de Valladolid anunciase la congelación de impuestos y tasas por tercer año consecutivo, el partido de León de la Riva ha obtenido respuesta por parte del Grupo Municipal de Izquierda Unida, quienes han tildado dicho plan fiscal de “electoralista”, con vistas a los comicios locales de mayo de 2015.

 

De esta manera, el partido de Manuel Saravia ha propuesto “abordar unas medidas tendentes a una fiscalidad municipal futura más justa y retributiva”, una lista de cinco propuestas que apenas supondría una cantidad estimada para las arcas del Consistorio de 222.700 euros y entre las que destacan una revisión cuatrienal o crear una comisión de progresividad para “que pague más quien más tiene” .

 

“La propuesta de fiscalidad del PP en Valladolid es más de lo mismo, ajustar un poco más las cuentas y aumentar un poco las bonificaciones en algunas ordenanzas para sacar pecho ante un supuesto carácter social que no corresponde con la realidad”, comenzó en comparecencia ante los medios el concejal de IU, Alberto Bustos, quien pasó a detallar la primera de las cinco medidas propuestas por su partido.

 

“Primero, habría que elaborar un estudio de la fiscalidad municipal en el que se revise el comportamiento de la política adoptada en los últimos cuatro años, que debería ser complementada con el estudio riguroso de las implicaciones que la política fiscal tiene en los hogares con menos recursos”. Algo que se pondría en marcha nada más comenzar el próximo año, según IU.

 

Fue entonces cuando tomó la palabra Manuel Saravia, para explicar la posible creación de una comisión de progresividad. “A partir de informes anteriores, se establecería una propuesta de fiscalidad cuatrienal, cuyo objetivo sería que pague más quien más tiene, un compromiso de estabilidad fiscal”. Algo que “ya se propuso desde IU en diciembre de 2012”.

 

Pero no se quedaron ahí las propuestas. La tercera consiste en ciertos cambios del IBI de grandes inmuebles y de viviendas vacías y la desaparición de la famosa tasa de basuras. En el primer caso, supondría establecer los tipos de gravamen para los bienes de naturaleza urbana que superen el valor catastral de 1.000.000 de euros, y aplicar un 1’1% en el caso de inmuebles de uso comercial. Algo que podrían asumir las grandes empresas, a ojos de IU.

 

El cuarto y quinto punto suponen la consideración conjunta de la política de exenciones y bonificaciones para “evitar aumentarlas o reducirlas sin ningún criterio estable” y, por último, darle a las ciudadanos la posibilidad de fraccionar en doce plazos el pago de los tributos, para aquellos en una situación más complicada.

 

OTRAS PROPUESTAS

 

También quisieron destacar desde Izquierda Unida otras tres modificaciones de ordenanzas. Las tasas por documentos, la fiscal reguladora por tasas de licencias medioambientales y de actividades sometidas al régimen de comunicación y aquella referida al impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos urbanos. Tres ideas que se apoyarán desde IU, según dejó patente la concejal María Sánchez.

 

“Todas estas medidas que proponemos simplemente buscan un trato de progresividad”, insistió Sánchez, que también tachó de “lamentable” que “el alcalde de Valladolid no se haya mostrado partícipe de debatir en el Pleno el conjunto de ordenanzas fiscales”, es decir, las diecinueve del total, de las que solo se tratarán cinco.

 

“En todo caso, siempre hacen lo mismo. Primero nos rechazan las propuestas y luego, más adelante, las aprueban ellos en solitario. Nos conformamos con que acaben saliendo adelante”, concluyó Manuel Saravia.