IU pide que se evalúe la calidad del servicio de ayuda a domicilio en Valladolid de manera "más rigurosa y fiable"

Desde IU se tacha de "poco creíble" una encuesta que ha sido contratada por la propia concesionaria.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha pedido que se evalúe la calidad del servicio de ayuda a domicilio en Valladolid de manera "más rigurosa y fiable" ya que, al parecer, ha sido la propia concesionaria la que ha contratado a una consultora para realizar un informe que comunica al Ayuntamiento si la labor de CLECE es adecuada.

  

Para IU, el resultado de esta encuesta es "poco creíble" por lo que considera que "de poco o nada" podrá servir para mejorar el servicio o adaptarlo a las necesidades de los usuarios.

  

En un comunicado recogido por Europa Press, el concejal Alberto Bustos asegura que no es razonable que la realización de esa encuesta no haya sido advertida previamente por parte del propio Ayuntamiento, "lo que está causando desconcierto entre muchas personas mayores y sus familias".

  

Del mismo modo, entiende que todos los profesionales de los servicios sociales municipales deberían haber conocido la forma y el contenido del control de calidad que se está realizando, "ya que son ellos quienes habitualmente mantienen un vínculo de atención y confianza con los usuarios del servicio".

  

Bustos ha aprovechado la ocasión para recordar que el Programa de Ayuda a Domicilio para personas mayores y/o dependientes ha sufrido recortes de hasta 1.000.000 euros en los dos últimos años, "lo que sin duda, está repercutiendo de forma muy negativa, tanto en la atención que reciben los usuarios, como en las condiciones laborales de los profesionales".

  

IU ha advertido a este respecto de que la "drástica disminución" de servicios como limpieza, canguros, comida, lavandería o asistencia personalizada puede provocar un "mayor deterioro físico, emocional e intelectual de las personas", así como mayores riesgos de todo tipo, al no estar suficientemente apoyadas o supervisadas.

  

"Es evidente que cuanto mayor sea la dependencia y más importantes las limitaciones de las personas que requieren el servicio, los riesgos van creciendo hasta poder provocar situaciones muy graves", ha indicado Bustos.