IU pide la dimisión del alcalde por el fallo sobre los áticos del edificio de Zorrilla

Tras conocer el auto, el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, entiende que el alcalde "no tiene escapatoria y tiene que dar explicaciones a la ciudadanía".

 

El Grupo Municipal de Izquierda Unida, a la vista del nuevo auto judicial conocido este martes de la Sección 4 de Audiencia Provincial de Valladolid, por el que se ha reabierto la causa por un delito de desobediencia respecto a las sentencias que anulaban las licencias del edificio de Caja Duero en la plaza de Zorrilla, ha solicitado la dimisión del alcalde con el fin de que deje su puesto a otro miembro de su grupo político.

 

En el momento actual, recuerda la formación que lidera Manuel Saravia, se acumulan todo tipo de sentencias contra el Ayuntamiento que condicionan gravemente la política municipal, tanto por su amplitud y diversidad (hay sentencias negativas recientes en las áreas Hacienda, Urbanismo, Movilidad, Seguridad, Presidencia, Participación), como por poner en tela de juicio directamente el comportamiento del alcalde frente a la justicia.

 

"Un panorama distorsionador que impide actuar con la suficiente serenidad y merma el tiempo que, en estos momentos de grave crisis, reclama el gobierno de la ciudad. No se puede gobernar en estas circunstancias y tampoco se debe hacerlo, por más que el alcalde diga que los órganos de su partido le avalan", apunta IU.

 

A esta formación llama la atención en el caso del edificio de Caja Duero el hecho de que se negase a poner en marcha la comisión de investigación que le reclamó la oposición. "Y si en el caso de Zambrana ha dicho que accede a la comisión porque no tiene nada que ocultar, es lícito pensar que su resistencia en este procedimiento responda precisamente a lo contrario", añaden.

 

IU entiende, en cualquier caso, que si el pasado 15 de noviembre de 2013 León de la Riva respondió a su petición de explicaciones públicas por su actitud durante la investigación, que en la propia sentencia que sobreseía provisionalmente el caso se calificaban de "cortapisas legales y fácticas para el cumplimiento de la sentencia", y que el alcalde despachó con una salida de tono despectiva ("que se dediquen al circo, que ya está bien"), considera que el auto conocido "le pone en su lugar. No tiene escapatoria y tendrá, finalmente, que dar esas explicaciones públicas a las que se resistía".