IU pide al Ayuntamiento un plan de choque contra la pobreza energética en los hogares de Valladolid

El Grupo Municipal de Izquierda Unida de Valladolid ha pedido a la Concejalía de Familia y Bienestar Social que ponga un marcha un Plan de choque para prevenir y combatir la pobreza energética en los hogares de la capital.

Tras el rechazo del Partido Popular en el Congreso de los Diputados a la proposición de ley presentada por la Izquierda Plural y orientada a garantizar el derecho de los ciudadanos a los suministros básicos del hogar, el Grupo Municipal entiende que la reacción del Ayuntamiento ha de ser inmediata ante la gravedad del problema.

 

El grupo que lidera Manuel Saravia, a través de un comunicado, recuerda que la pobreza energética aparece cuando en un hogar no hay dinero para pagar una cantidad suficiente de energía que permita cubrir las necesidades básicas o cuando se destina una parte excesiva de los ingresos familiares a pagar la factura energética de una vivienda, provocando carencias en otras necesidades básicas.

 

Este fenómeno afecta actualmente, según denuncias de diferentes organizaciones sociales, a más de 4 millones de personas en España, una cantidad que está en permanente aumento merced al descenso del poder adquisitivo y a las constantes subidas de los servicios básicos de agua, luz y gas.

 

IU apunta que, según un informe publicado por Eurostat, la factura eléctrica en España es un 105% más cara, de media, que en el resto de los países de la Unión Europea, "y hoy mismo hemos podido conocer que a comienzos de 2014 la factura que recibirán los hogares volverá a incrementarse".

 

LO PRIMERO, CONOCER LA REALIDAD

 

En opinión de IU, lo primero que debe hacer el Ayuntamiento de Valladolid es conocer la realidad de este problema. Para ello le aconseja contar con la información de las propias compañías eléctricas, pero también la que se recoge en los CEAS así como con los datos que puedan aportar las organizaciones sociales, centros de salud, centros educativos y centros de personas mayores.

 

"Es importante señalar que este tipo de pobreza suele permanecer oculta, ya que se da en la intimidad de los hogares; y suele, además, estar interrelacionada con otras manifestaciones de carencia de recursos y con la exclusión social, por lo que se diluye en ellos. Sin embargo tiene graves consecuencias sobre la salud: falta de higiene, carencias alimenticias (a veces hay que elegir entre pagar una factura o comprar comida), enfermedades respiratorias...etc. En épocas de frío extremo puede producir muerte prematura".

 

A juicio de IU, el Ayuntamiento de Valladolid tiene mecanismos suficientes para paliar el sufrimiento de las familias vallisoletanas afectadas por la "pobreza energética", que incluso han visto cómo se ha cortado el suministro de electricidad o gas en sus hogares.

 

Para ello ve necesario mejorar el mecanismo de concesión de las "ayudas de emergencia" que concede el Servicio de Acción Social, ya que estas ayudas se vienen concediendo una única vez al año, y han de servir también para ayudar a cubrir los gastos generados por otras necesidades esenciales como la alimentación.

 

Del mismo modo, IU considera importante que el Ayuntamiento manifieste su postura a favor de establecer un sistema de "tregua invernal" por parte de la empresas por la que el gobierno pida a éstas que en ningún caso corten el suministro de energía durante los meses de frío extremo.

 

IU considera que la difícil realidad vallisoletana, con cifras históricas de una pobreza que ya afecta a 32.000 personas (según el último informe de Cáritas), exige poner en marcha este plan de choque contra la pobreza energética, en el que se pueda contar con diferentes sectores políticos, económicos, empresariales y sociales.