IU de Valladolid pide una revisión de los criterios aprobados para la redacción del PGOU

El Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Valladolid ha presentado un escrito oficial en el que reclama la revisión de los 'Criterios directores' para la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), por haber quedado "obsoletos".

"Los enormes e injustificables retrasos de su redacción han llevado a que algunos de los criterios aprobados ya no sean pertinentes o que la información en que se basaban deba actualizarse", sostiene el grupo liderado por Manuel Saravia.

 

Para IU, en estos momentos hay algunos documentos de información que se presentaron en los primeros meses de 2012 y que deberían actualizarse y ponerse al día, como por ejemplo el documento IV.B. Actividad Económica que, de creer las últimas declaraciones de la ministra de Fomento, debería modificarse.

 

Otro tanto sucedería, a su juicio, con el informe a las sugerencias presentadas al Avance, que se expuso al público en el verano de 2012. E igualmente habrían de cotejarse los criterios aprobados en 2013 con la nueva normativa aprobada desde entonces, que en algunos casos afecta directamente a la legislación urbanística.

 

Apunta igualmente que debería tenerse en cuenta, por ejemplo, la nueva Ley 7/2014, 'de medidas sobre rehabilitación, regeneración y renovación urbana, y sobre sostenibilidad, coordinación y simplificación en materia de urbanismo', aprobada el 12 de septiembre de 2014, y que es de obligado cumplimiento.

 

Asimismo, aboga por replantearse, por ejemplo, el criterio 1.4: 'la consideración del Centro Histórico como zona de gran afluencia turística', ya que en estos momentos no considera que no tiene el significado con que se planteó (un área singular), pues el 29 de noviembre de 2013 se declaró como "zona de gran afluencia turística" no solo el centro, sino todo el término municipal. "Y por si fuera poco, también todo el término municipal de Arroyo de la Encomienda".

 

"ENORME RETRASO"

 

El Grupo de IU critica el "enorme retraso" en la tramitación del nuevo PGOU, tras recordar que el Avance concluyó el 27 de octubre de 2012, la documentación se entregó el 28 de diciembre de 2013 y en estos momentos, nueve meses y medio después, no hay aún nada aprobado.

 

Y es que entiende que se han incumplido todos los plazos razonables para su aprobación inicial y, no habiendo causas externas graves que lo justifiquen, considera que sólo quedan dos opciones para tan grave incumplimiento.

 

"O el retraso es achacable al equipo técnico redactor, contratado al efecto (bien porque haya presentado trabajos deficientes, o que incumplan lo requerido en el contrato); o es culpa de la dirección (órdenes contradictorias, retrasos en la adopción de criterio político, incumplimiento de sus responsabilidades directivas). Pero alguien tiene que ser responsable del enorme retraso".