Islandia, bajo el lema de la unión de la fuerza en el estreno

Gylfi Sigurdsson

La selección de Islandia intentará seguir haciendo historia en Francia después de haberse clasificado por primera vez para la Eurocopa y un gran torneo internacional.

 

FICHA TÉCNICA

-Participaciones en Eurocopas: Ninguna.

-Títulos: Ninguno.

-Mejor resultado: --.

-Palmarés: --.

-Cómo se clasificó: Segunda del Grupo A.

Los 330.000 islandeses, lo que equivaldría a la población de la ciudad de Alicante o de Córdoba, se mantendrán pendientes de lo que hagan los 'Strakarnir okkar' -'Nuestros hijos'- en la cita europea. Un hito sin parangón por el que el 8% de la población del país, unas 27.000 personas, viajará hasta tierras francesas.

Once siglos después de su primera incursión en el país por el Canal de la Mancha, los 'vikingos' regresan para buscar dar la sorpresa en un grupo donde sólo Portugal parece claro favorito a meterse en la siguiente fase. Su fantástica actuación en la fase de clasificación es su mejor aval.

Nadie apostaba por Islandia antes de iniciarse el camino a Francia. Entre sus rivales, dos subcampeonas del mundo y campeonas de Europa como Holanda y República Checa -como Checoslovaquia-, la Turquía de Arda Turan, Letonia y Kazajistán.

El 3-0 de la primera jornada endosado al cuadro turco parecía un espejismo que no serían capaces de mantener. Sin embargo, el combinado dirigido por el sueco Lars Lagerbäck, a base de oficio y organización, fue asfaltando la senda hacia la Eurocopa y la doble victoria ante Holanda (2-0 y 0-1), con protagonismo de Gylfi Sigurdsson, autor de los trs goles, le allanó el pase como segunda tras los checos con seis triunfos, dos empates y dos derrotas.

Sobre esa base ha erigido Lagerbäck el éxito de los suyos; un equipo sólido, compacto y sin complejos, curtido en tierras lejanas. Y es que ninguno de los 23 elegidos milita en la Liga de su país, con la gran mayoría jugando los campeonatos sueco, noruego o danés.

La selección Sub-21 que logró la clasificación para el Europeo 2011 conforma ahora el grueso de la absoluta, donde el centrocampista del Swansea Gylfi Sigurdsson es su mejor hombre, junto con el veterano Eidur Gudjohnsen, máximo goleador del combinado nórdico con 24 tantos y el islandés más laureado tras su paso por el FC Barcelona, pero que no es titular, lo mismo que el exrealista Alfred Finnbogason.

La Croacia de Luka Modric e Ivan Rakitic les hizo pagar su falta de experiencia y, en la repesca, les impidió estar en el Mundial Brasil, que hubiese supuesto su primera fase final. Tres años después de aquello, en el Paralelo 65 esperan seguir haciendo historia y derretir con gritos de alegría la 'Tierra del hielo'.

GYLFI SIGURDSSON, SOBRE LOS MIMBRES DE LA SUB-21

Sin duda, Gylfi Sigurdsson (Hafnarfjördur, 1989) es quien controla los tiempos y el que resuelve, por lo que se ha ganado llevar los galones de la selección islandesa después de liderar al equipo en la fase de clasificación, en la que anotó seis de los 17 tantos que les valieron para ser segundos de grupo y asegurarse la presencia en Francia con dos jornadas de antelación.

El centrocampista del Swansea, con el que firmó 11 tantos en la Premier League, comanda desde la medular el ataque vikingo y entre sus virtudes cuenta con una gran técnica, un buen golpeo y no rechaza retrasarse para ejercer labores defensivas.

Contaba con 16 años cuando llegó a las categorías inferiores de Redding, antes de desfilar por numerosos equipos curtiendo sus cualidades. Hoffenheim, Tottenham y los 'cisnes' fueron perfilando el gen de liderazgo de Sigurdsson, que se ha convertido en una de las piedras angulares del conjunto galés.

LARS LAGERBÄCK, EL ARTÍFICE DEL MILAGRO ISLANDÉS

Cuando tomó el mando de la selección islandesa en octubre de 2011, pocos imaginaron que el sueco Lars Lagerbäck (Katrineholm, 1948) llevaría a su vecino nórdico a gozar del mayor éxito de su historia. Tras una trayectoria modesta como jugador, inició su carrera en 1977 en varios humildes clubes de su país, Kilafors, Arbra y Hudiksvall.

La oportunidad le llegó en 2004, cuando relevó a Tommy Söderberg como técnico de la selección sueca, después de ejercer como su segundo y tras pasar por la Sub-21. Bajo su timón, los 'Blagult' disputaron el Mundial 2006, donde avanzaron hasta octavos, y la Eurocopa 2008, en la que cayeron en la primera fase. No logró clasificar a los suyos para Sudáfrica, pero estuvo en la cita como seleccionador de Nigeria, con la que quedó última de grupo con un empate y dos derrotas.

Tras ello, tomó las riendas de Islandia. A punto estuvo de dar la sorpresa al jugar la repesca para el Mundial de Brasil y desde ese revés construyó un bloque que no falló en esta ocasión y estará en Francia. Ahora, antes de ceder el mando en solitario a Heimir Hallgrímsson tras el torneo, Lagerbäck espera volver a asombrar al mundo.