Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Irán, a dejar una buena imagen de la mano de Carlos Queiroz

En su cuarta participación en un Mundial, la selección de Irán acude a la cita con los deberes hechos a medias, con una gran clasificación pero escasa preparación, y la intención de pasar por primera vez a octavos de final para ser los 'Príncipes de Persia' más que nunca, y todo de la mano de un Carlos Queiroz que podría dejar el cargo y querrá hacerlo de la mejor forma posible.

 

FICHA TÉCNICA

Participaciones en Mundiales: Cuatro (1978, 1998, 2006 y 2014).

Títulos: Ninguno.

Mejor resultado: Primera Ronda.

Palmarés: Tres Copas Asiáticas (1968, 1972 y 1976).

Cómo se clasificó: Primera del grupo A de la zona asiática.

Calendario primera fase: 16/06 21.00 Curitiba Irán-Nigeria.

21/06 18.00 Belo Horizonte Argentina-Irán.

25/06 18.00 Salvador Bosnia y Herzegovina-Irán.

Acude como 'cenicienta' del grupo F, encuadrada junto a Argentina, Bosnia y Herzegovina y Nigeria, pero lo cierto es que deberán ser algo más que competitivos para dar la campanada y aspirar a un segundo puesto que daría el pase a un cruce histórico. Para ello, se ha confeccionado un grupo que, todavía por acoplarse del todo, tiene como novedad el abrir fronteras.

Todos iraníes, aunque con jugadores de doble nacionalidad como el delantero y referente arriba Reza 'Gucci' Ghoochannejhad que emigró de niño a Holanda, se han juntado bajo la batuta de Carlos Queiroz, extécnico de Portugal o Real Madrid, para intentar la machada y, al menos, lograr un triunfo tras no clasificarse para Sudáfrica y lograr solo un empate en su última participación en Alemania 2006. En Francia'98, tiene su mayor éxito tras ganar, además, a los Estados Unidos (1-2), 'enemigo' político.

No obstante, pese a una gran clasificación, la falta de recursos y problemas externos al equipo de fútbol en el país persa han provocado que, una vez logrado el billete en junio de 2013, solo jugaran un amistoso en Teherán y contra Guinea, con resultado adverso (1-2) y críticas incluidas. Antes de llegar a Brasil, victoria ante Trinidad y Tobago (2-0) y empates preocupantes ante Bielorrusia (0-0) y Angola (1-1).

Estos partidos les habrán servido para intentar recuperar el nivel de la clasificación, donde ganaron a Maldivas en 2ª ronda (4-0 y 0-1) y lideraron los grupos en la 3ª y 4ª ronda, la definitiva, por delante en la última fase de Corea del Sur, Uzbekistán, Catar y Líbano, con cinco partidos ganados por uno empatado y solo dos perdidos.

NEKOUNAM APORTA LA EXPERIENCIA

La gran estrella de Irán es un veterano líder curtido en mil batallas y que es el epicentro del juego del combinado persa. A sus 33 años, está en el descenso de su carrera pero todavía es clave para una Irán que confía en su calidad, su disparo lejano y su visión de juego para armar las contras del equipo.

Nekounam, que pasó por Osasuna de 2006 a 2012, en su experiencia a nivel de club de mayor nivel donde compartió equipo con su compatriota Masoud, ahora en Las Palmas, juega ahora para el Al-Kuwait del país del golfo pérsico. Con sus más de 130 internacionalidad, es el capitán de un grupo del que ejerce como mariscal de campo. El juego, lo mejor que pueden dar los persas, pasa por sus botas.

Visto lo visto hasta el momento, Irán desplegará un fútbol de contraataques, de encerrarse atrás a la espera de pillar la espalda a las defensas rivales, dado que no tiene poderío ofensivo ni control suficiente, salvo el de Nekounam, como para llevar el peso de un partido.

Él tira los penaltis, las faltas, mueve a sus compañeros y se atreve con el disparo lejano, una de sus armas. Es el núcleo de un equipo que, si quiere hacer historia y pasar de la fase de grupos, se encomendará a él.

UNA APUESTA POR QUEIROZ A CONSUMAR ANTES DE IRSE

Seguramente, a nivel internacional, el miembro de Irán más conocido sea su seleccionador, el portugués Carlos Queiroz. Mano derecha de Sir Alex Ferguson en dos etapas en el Manchester United, saltó a primer nivel de atención mediática en su año como entrenador del Real Madrid, donde será recordado por marcharse de vacío tras relevar de forma sorpresiva a Vicente del Bosque, y por llevar a su país a los octavos de final del Mundial de 2010 en Sudáfrica.

Desde 2011 es técnico de Irán, en una apuesta de la federación que todavía está por consumar. De momento, la clasificación para el Mundial, que era el principal objetivo tras perderse la cita de hace cuatro años, ha sido inmaculada, pasando hasta por tres rondas con éxito de la fase clasificatoria asiática.

Queiroz, que no cumplió con lo esperado con el Real Madrid, volvió a Manchester con Ferguson antes de volver a ser primer entrenador, con Portugal, pero tampoco cuajó. Se cruzó en los octavos de final con España y perdió (1-0), sin poder igualar el cuarto puesto que lograron los lusos en Alemania 2006.

Con el portugués como seleccionador, Irán ha visto como se abría la veda a jugadores iraníes con doble nacionalidad, Dejagah o Nazari, y Queiroz, de momento, está recogiendo unos frutos que debe hacer mejores en el Mundial. Solo pasar de la primera ronda a los octavos de final sería un logro, un hito, para los persas y para un Queiroz que podría dejar el cargo pase lo que pase.