Ir en un coche de más de 15 años, doble posibilidad de morir en un accidente

Accidente de tráfico.

El riesgo de morir en un accidente tráfico en un coche viejo duplica las posibilidades de fallecer en un siniestro a bordo de un coche nuevo, según se desprende del informe 'Antigüedad del vehículo y accidentalidad en España', realizado por el RACE, en colaboración con Bosch y Anfac.

 

El coordinador de Seguridad Vial del RACE, Antonio Lucas, explicó en la presentación del informe que las posibilidades de sufrir un accidente aumentan en proporción con la antigüedad del vehículo y que, además, el riesgo de morir en el accidente también está directamente relacionado con la edad del mismo. Así, el estudio indica que, en autovía, en accidentes de coches de menos de cuatro años se produce una muerte por cada 74 siniestros, mientras que para los coches de más de quince años, la proporción es de un fallecimiento por cada 36 accidentes.

 

En carreteras convencionales, se contabiliza un muerto por cada 41 accidentes en los coches nuevos, en tanto que en los más antiguos dicha proporción se sitúa en un fallecimiento por cada 19 accidentes.

 

Al mismo tiempo, Lucas incidió en que, durante los tres últimos años, se ha reducido el número de accidentes con víctimas de vehículos con menos de diez años de antigüedad, que han pasado de 52.690 a 44.659 siniestros entre 2009 y 2011. En el mismo período, los accidentes de coches de más de diez años han crecido desde 16.808 a 20.750 siniestros.

   El coordinador del RACE recordó que el parque automovilístico tiene una antigüedad media de 10,3 años (frente a 7,8 años en 2007) y que uno de cada dos turismos supera actualmente los diez años. Todo ello representa un riesgo para la siniestralidad y propicia que se agraven las lesiones.

 

MEJORES SISTEMAS DE SEGURIDAD

 

Por su parte, el responsable de Prensa de Automoción de Bosch, Lorenzo Jiménez, repasó la eficiencia de los sistemas de seguridad activa y pasiva de los vehículos, y su contribución potencial a reducir el número de accidentes y víctimas con su presencia en todos los vehículos. Así, los cinturones de seguridad podrían evitar 115 muertes en accidente al año y los sistemas de retención infantil salvarían la vida a 14 niños anualmente. Por su parte, los airbags reducen un 20% la probabilidad de sufrir lesiones mortales.

 

El ABS tiene potencial para evitar 29 muertes el año en accidente de tráfico (167 fallecimientos en el caso de las motocicletas) y el ESP evitaría cerca de 3.500 accidentes. El sistema de mantenimiento de carril salvaría 144 vidas al año, por 98 del detector de fatiga, y 181 del control de crucero adaptativo. El sistema predictivo de frenada de emergencia podría evitar 5.258 colisiones.

 

Jiménez anticipó que Bosch tiene previsto lanzar en 2015 un asistente al conductor para atascos y para final de la década un piloto automático para autopista, en el marco de la tendencia general hacia la conducción autónoma, que, no obstante, tardará "dos o tres décadas" en hacerse realidad. De su lado, el director de Comunicación de Anfac, David Barrientos, subrayó que gracias a los planes PIVE y PIMA Aire 400.000 conductores han podido cambiar su vehículo antiguo por otro más seguro, y explicó que la media de edad de los vehículos retirados a través de estos programas se sitúa en torno a 16 ó 17 años.