Investigarán la dislexia en las Matemáticas para reeducar a niños de Primaria

Acto de La Caixa y la Acup

La Caixa y la Acup entregan 26 ayudas para proyectos de ciencias sociales.

Un estudio pionero liderado por el investigador de la Universitat de Barcelona (UB) Josep Maria Serra analizará durante dos años la llamada "dislexia de los números" en las Matemáticas para reeducar a niños a través de una muestra de 30 alumnos catalanes de tercero y cuarto de Primaria.


Esta investigación ha recibido una de las 26 ayudas de RecerCaixa a proyectos de excelencia en ciencias sociales y de la salud por valor de dos millones de euros, según han anunciado este lunes en rueda de prensa el director del área de Ciencia y Medio Ambiente de La Caixa, Enric Banda, y el secretario de la Associació Catalana d'Universitats Públiques (Acup), Roberto Fernández.

Este trabajo analizará la plasticidad cerebral asociada a la intervención reeducadora intensiva en niños con dificultades en las Matemáticas, un problema que afecta a entre el 3% y el 5% de los alumnos, cuyo cerebro "no es capaz de realizar la codificación de los símbolos aritméticos".

Por ello, son incapaces de ubicar el número y cada vez aprenden menos en clase, aunque Serra ha afirmado que se puede mejorar la capacidad de estos estudiantes aplicando "un método más adecuado" para enseñarles, ya que la enseñanza normal solo le sirve al 70%-80% del alumnado.

Según Serra, este estudio "tendrá repercusión social" y ayudará a las escuelas a desarrollar nuevas estrategias para que los aprendizajes en los procesos básicos estén más consolidados y se pueda afrontar mejor el currículo escolar.

9 MILLONES PARA 2015-2019

La Obra Social La Caixa y la Acup han renovado el convenio para seguir desarrollando el programa RecerCaixa en el periodo 2015-2019 con una inversión de nuevo millones de euros que, junto a la del 2010-2010 suma 18 millones.

El investigador Francisco J. Andrade ha presentado su proyecto 'Sens-age', que formó parte de la convocatoria de 2013, como ejemplo de "éxito" en la transferencia del conocimiento de la universidad a la sociedad, y ha reivindicado que se siga apoyando su investigación puesto que tiene patentes que pueden ir al mercado.

El proyecto desarrolla una nueva generación de nanosensores químicos que se instalan en fibras de algodón de prendas textiles para poder medir el sudor o la orina de una persona a tiempo real a través de una aplicación móvil, lo que se puede aplicar a enfermos.

De esta manera, puede detectar y alertar de posibles disfunciones, como un problema de deshidratación o de pérdida de electrolitos, la presencia de una infección, alteraciones en el PH, y la cantidad de litio en la sangre, entre otros.