Investigan a dos Municipales que se hacían pasar por miembros del CNI para escoltar al 'pequeño Nicolás'

Francisco Nicolás llegó a colarse en una recepción con el Rey Felipe VI

Desde el área de Seguridad reconocieron a los dos agentes tras verles en un vídeo con imágenes del frustrado almuerzo real en Galicia.

El departamento de Asuntos Internos de la Policía Municipal de Madrid ha abierto un expediente en el que requieren información a dos de sus agentes que escoltaron en Galicia al joven detenido y puesto en libertad por, entre otras cosas, hacerse pasar por miembro del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), han informado fuentes municipales a Europa Press.

 

Tal y como avanza este martes el diario 'El Mundo', los dos agentes municipales viajaron con el joven a Ribadeo (Lugo), un municipio que montó hasta un dispositivo de seguridad ante los embustes del joven, que afirmó que el monarca iba a comer a un restaurante de la zona.

 

El coche en el que viabaja el detenido contaba con escolta policial, concretamente dos agentes de la Policía Municipal, miembros del cuerpo de escoltas del Ayuntamiento. Desde el área de Seguridad reconocieron a los dos agentes tras verles en un vídeo con imágenes del frustrado almuerzo real en Galicia.

 

Francisco Nicolás G. I., detenido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por, supuestamente, haberse hecho pasar por asesor del Gobierno de España con el uso de documentación falsa, quedó en libertad provisional el pasado viernes.

 

El Grupo IX de la Unidad de Asuntos Internos de la Dirección General de la Policía le acusa de los delitos de falsedad documental, estafa y usurpación de funciones públicas.

 

En el atestado instruido al efecto se detalla que el imputado ha venido desarrollando una "intensa actividad" en actos públicos, con presencia en ellos de altas personalidades de la vida pública española, así como con personas de alta dirección de sociedades financieras y de la vida económica.

 

Además de asesor político, el imputado se hacía pasar supuestamente por miembro del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). De hecho, imprimió en una copistería madrileña un informe que simulaba pertenecer al CNI.