Investigadores muestran la posibilidad de clonar un ratón con sangre periférica de su cola

Permite generar copias genéticas de cepas de ratón que no pueden ser conservadas por otras técnicas de reproducción asistida. Esta técnica resulta muy útil para la conservación de modelos animales de enfermedades humanas para investigación.

Investigadores japoneses han demostrado, por primera vez, que los ratones pueden ser clonados utilizando los núcleos de las células de sangre periférica. Estas células se pueden utilizar para la clonación inmediatamente después de su recolección con un riesgo mínimo para el donante, lo que permite generar copias genéticas de cepas de ratón que no pueden ser conservadas por otras técnicas de reproducción asistida, según los resultados de su investigación, publicada en 'Biology of Reproduction'.

  

Los ratones modificados genéticamente se utilizan ampliamente en la investigación como modelos de enfermedad humana, pero, a menudo, los científicos pasan años desarrollando una cepa de ratón con las mutaciones genéticas exactas necesarias para modelar un trastorno humano particular, enfrentánose a la posibilidad de ese ratón, debido a las propias mutaciones o un simple giro del destino, sea infértil.

  

En la actualidad, existen dos métodos para perpetuar una valiosa cepa de ratón. Si al menos uno de los ratones es masculino y posee células germinales sanas, la mejor opción es la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), un procedimiento de fertilización 'in vitro' en el que un solo espermatozoide se inyecta directamente en un huevo.

  

Sin embargo, si los ratones resultantes no pueden producir células germinales sanas, o si son mujeres, los investigadores deben recurrir a la clonación. La transferencia nuclear de células somáticas (SCNT, en sus siglas en inglés) produce animales clonados mediante la sustitución del núcleo de un ovocito por el de una célula somática adulta. Una primera versión de este proceso se utilizó para producir la oveja Dolly en 1996.

  

Desde entonces, las técnicas SCNT han seguido avanzando. A principios de este año, investigadores del Centro RIKEN en Kobe, Japón, idearon una técnica para evitar los rendimientos decrecientes de reclonación de la misma célula y un éxito del aumento del tres por ciento habitual al diez por ciento en clones de primera generación y 14 por ciento en los clones de mayor generación.

  

El tipo de célula somática utilizado para este proceso es crítico y depende en gran medida de su eficacia en la producción de clones en vivo, así como su facilidad de acceso y la disposición para el uso experimental. Mientras que las células del cumulus que rodean los ovocitos en el folículo ovárico después de la ovulación son actualmente el tipo de célula preferido, los doctores Satoshi Kamimura, Atsuo Ogura, y sus colegas de recursos biológiocs del Centro RIKEN en Tsukuba, Japón, se preguntaron si los glóbulos blancos recogidos en un sitio de fácil acceso, como la cola, serían células donantes efectivos y permitirían un muestreo repetido con un riesgo mínimo para el ratón donante.

  

Hay cinco tipos diferentes de células blancas de la sangre y, como se esperaba, los investigadores encontraron que los linfocitos eran del tipo que genera el resultado más pobre: sólo el 1,7 por ciento de los embriones se convirtió en descendencia. Los más grandes físicamente de las células blancas de la sangre y, por lo tanto, más fáciles de filtrar a partir de la muestra de sangre, eran los granulocitos y monocitos. Los núcleos de estas células consiguen que el 2,1 por ciento de los embriones sobrevivan, en línea con el 2,7 por ciento para el tipo de célula preferida, las células del cumulus.

  

El desempeño de los granulocitos era más pobre de lo esperado debido a una tasa mucho más alta de la fragmentación en los primeros embriones (22,6 por ciento): dos veces mayor que la de la clonación de linfocitos y cinco veces mayor que la clonación de células cumulus. Los investigadores no pudieron determinar qué podría estar causando la fragmentación.

  

Aunque las células de la sangre probadas no superaron la tasa de éxito de las células del cúmulo en este estudio, los investigadores han demostrado, por primera vez, que los ratones pueden ser clonados utilizando los núcleos de las células de sangre periférica, que es posible usar en la clonación tras su recolección con un riesgo mínimo para el donante, lo que ayuda a generar copias genéticas de cepas de ratón que no pueden ser conservadas por otras técnicas de reproducción asistida.