Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Investigación indica que el cable que volcó la carroza en Níjar estaba a más de cuatro metros y tenso

El cable de telefonía que, al parecer, provocó el vuelque del trono del Rey Baltasar y la caída mortal del joven de 21 años Juan Antonio Lozano al paso de la cabalgata por el núcleo de Vistabella, en Níjar (Almería), estaba ubicado "a una altura bastante superior a los cuatro metros" y tenía "la tensión adecuada".

Estos son algunos de los datos recogidos en la investigación que desarrollan agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil y que serán aportados mediante atestado al Juzgado de Instrucción número 1 de Almería, cuya titular, la magistrada Alejandra Dodero, ha incoado diligencias previas para dirimir si existe responsabilidad penal en el accidente.

Fuentes del caso han indicado a Europa Press que las pesquisas apuntan que el cable estaba elevado sobre el suelo "bastante más de cuatro metros", que es la "altura mínima normalizada para cableados en vía pública", y revelan que, además, "contaba con la tensión adecuada".

El atestado policial reseña con la información aportada, asimismo, que no consta que en los días previos a la celebración de este evento, uno de los 15 cortejos de los Reyes Magos que salen cada 6 de enero en la Comarca nijareña, se informara, bien por parte de los vecinos, bien por parte de autoridades municipales, de "incidencia alguna" relacionada con el estado del cable.

Cabe recordar que la investigación para depurar responsabilidades se ha centrado desde un primer momento en determinar si este "había cedido y perdido altura, qué lo habría provocado", así como a quién correspondería su mantenimiento.

El alcalde de Níjar, Antonio Jesús Rodríguez, ha sostenido que el recorrido de esta cabalgata, "subcontratada con una empresa, que facilita las carrozas" y que se hace "con la colaboración de las asociaciones vecinales", ha incluido "desde hace diez años" el paso por la calle en la que se produjo el siniestro mortal y ha subrayado que, en 2013, "esa misma carroza pasó sin que se produjera problema alguno".

"Ahora lo que hay que aclarar es qué ha pasado con ese cable, si cedió y el porqué se encontraba así porque no tenía la altura de siempre. No se sabe y ha sido un cúmulo de desgracias", apuntillaba el miércoles.

La investigación que desarrolla la Policía Judicial también esta llevando a cabo una "inspección exhaustiva" de la carroza que, tras el siniestro, fue depositada en el Centro de Congresos y Exposiciones de Campohermoso para comprobar si reunía "las condiciones de seguridad adecuadas" y busca conocer si existe un protocolo de actuación para este tipo de eventos por parte de las autoridades municipales ya que el cortejo estaba escoltado por Policía Local y Protección Civil.

Níjar vive este jueves el último de los tres días de luto decretados en pleno extraordinario convocado ex profeso por la corporación local nijareña, que aprobó por unanimidad una declaración institucional por la que las banderas ondean a media asta con un crespón negro prendido en todos los edificios municipales.

En el transcurso de esta sesión, en la que se acordó estudiar actuaciones para reconocer la labor, entrega y disposición del joven fallecido con su comunidad, se informó a los diferentes grupos municipales de que, en cuanto pasó el accidente, la Policía Local levantó atestado y que la ruta realizada por los vehículos de la cabalgata no era la inicial planteada ya que se decidió en el último momento "porque habían ido por allí otros años".

El siniestro que costó la vida por un traumatismo craneoencefálico severo a Juan Antonio Lozano tuvo lugar a las 20,20 horas del lunes. Protección Civil avisó entonces de que la plataforma de la carroza se habría topado con el cable y que el vaivén derivado había motivado la caída. El joven fallecía en la mañana del martes en el Complejo Hospitalario de Torrecárdenas de la capital.