Intervenidas 4.000 escobas falsas en una operación policial

Cepillo

La denuncia de un fabricante por violación de sus patentes desemboca en una operación policial en un polígono de Valladolid para intervenir 4.200 escobas que se vendían en toda Castilla y León.

Agentes de la Policía Nacional de Valladolid han intervenido alrededor de 4.000 escobas falsas en dos naves ubicadas en el Polígono San Cristóbal de Valladolid, según informaron a Europa Press fuentes policiales. La investigación se inició a partir de una denuncia interpuesta por parte de una pequeña pyme madrileña que se dedica a la fabricación y manipulación de productos plásticos, fundamentalmente escobas, en la que se ponía en conocimiento de la Policía Nacional que se estaban vendiendo al por mayor dos modelos de escoba en Valladolid que tenía registrados en la Oficina Española de Patentes y Marcas desde el año 2002.

 

Como consecuencia de ello, los agentes comprobaron que en dos naves del Polígono Industrial mencionado se estaban vendiendo al por mayor dichas escobas registradas, abasteciendo a distintos establecimientos comerciales de Castilla y León, muchos de ellos popularmente conocidos como 'Todo a 100'.

 

Así pues, el pasado viernes, 7 de octubre, se desarrolló un operativo policial en el Polígono San Cristóbal de Valladolid que desembocó en el registro de dos naves y la intervención de casi 4.000 escobas falsificadas con la consiguiente imputación a los responsables de un delito contra la propiedad industrial, hecho por el que ya hay un procedimiento penal abierto en la provincia de Toledo por la misma causa.

 

 

LA EMPRESA PERJUDICADA, EN RIESGO DE ERE

 

La empresa perjudicada, 'Cepillos Lozano S.L.', está calificada como empresa de interés público municipal al tener un 80 % de sus empleados algún tipo de discapacidad ya sea física, psíquica o sensorial, habiendo visto como últimamente habían menguado sus ventas de forma alarmante, con los consiguientes perjuicios de todo tipo y que han desencadenado a que la empresa atraviese una situación económica delicada, que podría conducir a un ERE.

 

Esta operación ha sido desarrollada por el Grupo de Investigación Tecnológica de la Brigada Provincial de Policía Judicial, pertenecientes a la Comisaría Provincial de Valladolid.