Interior acusa a los inmigrantes de Melilla de simular lesiones y de lanzar ropa ardiendo a la Guardia Civil

Mientras unos simulan sufrir espasmos, pérdidas de conocimiento o contusiones, otros han atacado este jueves a los guardias civiles de la valla fronteriza lanzándoles prendas, según fuentes del Ministerio. 

El Ministerio del Interior ha denunciado la actitud "beligerante" que muestran los inmigrantes en sus intentos de acceder a Melilla. Mientras unos simulan sufrir espasmos, pérdidas de conocimiento o contusiones, otros han atacado este jueves a los guardias civiles de la valla fronteriza lanzándoles prendas envueltas en llamas.

 

Según informaron a Europa Press fuentes de Interior, los inmigrantes han puesto en marcha nuevas formas de presión y tácticas de diversa naturaleza con el objeto de forzar su entrada a territorio español. Es habitual que primero se agrupen, para después disolverse y provocar que la eficacia de las Fuerzas de Seguridad se diversifique.

 

Además, según las fuentes consultadas, simulan sufrir heridas que luego no se corresponden con los diagnósticos médicos. En la mayoría de los casos, se trata de lesiones leves o hipotermia como consecuencia de las largas horas que han permanecido encaramados en la valla, a más de seis metros de altura.

 

Tras encaramarse en lo alto de la verja, se niegan a bajar y se enfrentan "abiertamente" a los agentes del Instituto Armado. En el asalto de este jueves, varios inmigrantes han conseguido quitarle una defensa a un miembro de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) y han intentado golpearle con ella.

 

Además, han quemado parte de la ropa que llevaban puesta para lanzársela en llamas a los guardias civiles desplegados en la valla. Durante el salto masivo, doce agentes han sufrido lesiones y tres han requerido asistencia médica. Uno ha registrado multicontusiones tras caerle un subsahariano encima y otros dos presentan lesiones graves en un brazo.

 

Por su parte, cinco inmigrantes han resultado heridos con contusiones leves --uno con contusión sin fractura en una pierna, dos con fractura en el tobillo y otro con una fractura bilateral del calcaneo--. Todos han sido dados de alta y conducidos al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).