Intento de "boicot" en la consulta para la separación de Podemos Valladolid y Sí se Puede

Pablo Fernández, de Podemos Castilla y León, Charo Chávez, de Sí se Puede, y Daniel García, secretario general de Podemos Valladolid, durante un mitin antes de la ruptura interna del partido. JUAN POSTIGO

La Comisión de Garantías Democráticas acabó dando la razón a Podemos Valladolid para poder realizar la votación, ante las insistencias de la Secretaría de Organización de Podemos Castilla y León para que no se celebrara.

LOS ACTORES

 

Podemos Valladolid: Propusieron la consulta ciudadana para separarse de Sí se Puede, que finalmente salió 'no', por lo que a día de hoy siguen vinculados.

 

Sí se Puede: Los tres concejales del Ayuntamiento fueron acusados por Podemos Valladolid por aceptar "prebendas" en forma de entradas y por no cumplir, supuestamente, las líneas de partido.

 

Comisión de Garantías Democráticas de Castilla y León: Órgano encargado de que se cumplan las bases del partido de manera interna y ante el que cualquier miembro puede interponer un recurso.

 

Podemos Castilla y León: Se posicionaron a favor de Sí se Puede en el conflicto e intentaron evitar la consulta ciudadana para la posible separación de Podemos Valladolid y Sí se Puede con un escrito a la Comisión de Garantías Democráticas.

Los líos internos entre Podemos Valladolid y Sí se Puede, marca blanca del partido morado en el Ayuntamiento de la ciudad, siguen dando que hablar. El pasado 28 de septiembre los adscritos al partido, a través de una consulta on line, votaban que ambas partes siguieran vinculadas pese a la acusación de la primera parte respecto a los tres concejales del Consistorio, que aseguraban que recibían diferentes privilegios como entradas para espectáculos o seguros asociados a su cargo. ¿Pero y dónde quedó Podemos Castilla y León en este ‘pleito’ entre la formación a nivel de provincia y los ediles del Ayuntamiento de Valladolid?

 

Rápidamente y con la intención de taponar la herida, Pablo Fernández, secretario general a nivel regional, se posicionó del lado de Sí se Puede y se mostró partícipe en que aquellas acusaciones de Podemos Valladolid no estaban demostradas. Algo que dolió al secretario general de Valladolid, Daniel García, quien reconoce a Tribuna que su equipo se sintió “solo”.

 

“Ellos ya han reconocido que ese apoyo fue un poco precipitado”, explica el propio García. “Tenían que haber hablado con las partes, porque conocían la situación de Valladolid”. Pero es que detrás de esa consulta que sacó a la luz sus resultados el 28 de septiembre –un 51% voto ‘no’ a la escisión, casi el 49% ‘sí’- hay más. Mucho más.

 

La Secretaría de Organización de Podemos Castilla y León, con Pedro del Palacio al frente, vista que la situación podía afectar de manera pública a la imagen del partido, intentó evitar la celebración de la llamada consulta ciudadana, es decir, la votación on line para decidir si Podemos Valladolid y Sí se Puede seguían de la mano. El 22 de septiembre escribió a la llamada Comisión de Garantías Democráticas de Castilla y León, pidiendo que dicha consulta se suspendiera cuanto antes.

 

La respuesta tardó dos días en llegar, y la respuesta fue más que contundente; la votación on line seguiría adelante. Entre otras razones se esgrimía que la Comisión “solamente podía actuar con hechos probados” para impedir la consulta y que “con una simple exposición de los hechos sin probar” no se podía llevar a cabo la cancelación que pretendía Podemos Castilla y León.

 

"Nos intentaron boicotear la votación, hubo una llamada a nivel estatal hasta que la Comisión de Garantías Democráticas dijo que eran ellos quienes decidían si esa votación se tenía que llevar a cabo o no", asegura Almudena García, una de las tres trabajadoras que salieron del Ayuntamiento de Valladolid a causa del conflicto, y que se posiciona con Podemos Valladolid.

 

El resultado ya es sabido, tanto el que se pudo leer sobre el papel –sobre la web, en este caso- y que dejó las cosas tal y como estaban, como a nivel de partido, que al final terminó por mostrar de cara al público una escisión interna importante, apenas superados los tres meses de Sí se Puede en el Ayuntamiento de Valladolid. Por no hablar de que, a día de hoy, Podemos Valladolid asegura que continuará “fiscalizando” y vigilando la labor de los tres concejales del Consistorio, y de hecho pronto interpondrá otra queja a la Comisión cuando haya recopilado información suficiente. 

Noticias relacionadas